miércoles, 19 de noviembre de 2008

En España y Alemania ya hay sorteos de cirugías


Por: Juan Carlos Algañaraz
Polémica en España por el anuncio de una famosa discoteca de Valencia de sortear, como en Argentina, un operación de aumento de los senos para la ganadora.
El operativo se titula "Pretty Women", y se anuncia a bombo y platillo que la intervención quirúrgica será realizada por un "prestigioso cirujano" por lo que el premio se valora en unos 5.700 dólares.
Este tipo de iniciativas también han llegado a Alemania donde, nobleza obliga, reconocen como en España, que fueron los argentinos los que lanzaron la idea.
¿Tenemos que alegrarnos?
La publicidad está centrada en la imagen de la feliz ganadora quitándose las vendas tras la operación. Los organizadores proclaman que todo este engendro es un "Homenaje a la Mujer". El paquete incluye una noche de hospital. Y si la suertuda quiere conservar intactas lo que Natura le ha dado, puede elegir entre foto depilación o inyecciones de botox hasta completar el importe del premio.
El gerente de la valenciana discoteca "Pachá", Carlos Monsell, no entiende el alboroto que se ha formado después del lanzamiento de "Pretty Women". Feministas, organizaciones de derechos humanos y personas decentes en general han tomado el pretendido "homenaje" como un agravio.
El gerente aclaró que se le encendió la inspiración después de enterarse de que este tipo de iniciativas en Argentina despertó seguidores, y muchas polémicas. Lo mismo ocurrió en Alemania. Pero, aclaró el gerente, no será lo mismo en su establecimiento porque "no vamos a caer en la chabacanería".
"El riesgo es que lo haga un cirujano que acaba de terminar y por dos pesetas. Nosotros hemos contratado un cirujano fantástico", aclaró. "No esperábamos este lío que se está montando. La sociedad es un poco hipócrita ya que esta sociedad existe y Valencia es una de las zonas donde más. Si se lo regalo a mi novia para Reyes no pasa nada. Si voy al banco a financiarla, no pasa nada. Igual hay que sortear el premio veinte veces para que le toque a alguien que no esté operada ya", bromeo.
Algunos atrevidos han imaginado que, a lo mejor, es momento de proponer que este tipo de rifas beneficie también a los hombres. Claro que sería más cuestión de alargamientos que de ensanchamientos, dicen los enterados. El problema es: ¿habrá alguno que reconozca que necesita la operación y pida, en público, un numerito de la inquietante tómbola?