miércoles, 12 de noviembre de 2008

Cómo la autoestima determina la elección de la pareja


Profesionales coinciden en que las personas que se valoran poco, o mal, serán proclives a "buscar" a alguien con sus mismas características. Sepa cómo puede influir en el éxito o el fracaso de una pareja
Generalmente, una persona con un nivel de autoestima bajo fácilmente encuentra el conflicto y lo atrae por su propia inseguridad. Así es que si no consigue la atención del otro o el amor de alguien que deseas, crea una relación destructiva. Según publicó el sitio En Plenitud, incluso este tipo de personas "pueden buscar relaciones adictivas, negativas, o relaciones 'prohibidas' con personas casadas. Así se crea una relación sin salida; una obsesión, que no lleva a una verdadera relación de amor".

Sobre la base del libro Te Amo ¿Para siempre?, de Mabel Iam, el artículo asegura que muchas veces este tipo de personalidades de baja autoestima se siente vacío cuando no tienen a alguien con quien pelear, ni discutir.

"También la imaginación de esa persona ejerce mucha influencia en esta clase de obsesión. Pueden soñar con un hombre o mujer ideal, pero nunca se relacionan con nadie, no enfrentan una relación real, porque básicamente temen ser rechazados por la persona que desean", según la profesional.

La autoestima es importante porque es nuestra manera de percibirnos y valorarnos como así también moldea nuestras vidas. Una de las causas por las cuales las personas llegan a desvalorizarse, es por la comparación con los demás, destacando de éstos las virtudes en las que son superiores, por ejemplo: sienten que no llegan a los rendimientos que otros alcanzan; creen que su existencia no tiene una finalidad, un sentido y se sienten incapaces de otorgárselo.

Dime con quién andas...

Cuando en la pareja alguno de los miembros tienen la autoestima baja, de alguna forma el otro también, porque en una relación toda es reflejo. En este caso la conciencia de la pareja y las posibilidades de crecer se limitan.

Cómo recocer este tipo de parejas

La persona tiende a evadir la realidad de la relación o de su vida personal e ignora el uno lo que desea o necesita el otro. Se compara con su pareja todo el tiempo, y este hecho facilita el sentirse mal. Desconfía del otro y crea juegos infantiles en la relación, desde escenas de celos sin motivos hasta conflictos sin sentido. Se relaciona sin compromisos verdaderos y honestos, o directamente busca relaciones ocasionales.

La expresión de los sentimientos están bloqueados; los ignora, evade o se avergüenza de ellos. La persona carece de acuerdos, valores claros y definidos, se denota una confusión permanente en sus juicios hacia la relación con el otro y hacia él o ella misma. No acepta las diferencias de personalidad y quiere cambiar compulsivamente al otro a su imagen y semejanza. Tiende a la incomunicación; ante un conflicto se cierra en si mismo. No puede o desea comunicar lo que sucede, porque tampoco sabe lo que desea, genera dependencia emocional, económica, sexual, o se vuelve dependiente del otro.

No respeta o invade el espacio personal del otro.