miércoles, 19 de noviembre de 2008

Alertan por un posible rebrote del dengue con la llegada del verano



La reciente detección de unos 1.800 focos de mosquitos portadores de dengue en Río de Janeiro, Brasil, amenaza con un rebrote de la enfermedad y volvió a encender la luz de alerta entre las autoridades sanitarias argentinas.
En ese sentido, especialistas del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires advirtieron sobre la necesidad de tomar recaudos a los turistas que prevén viajar a esa región de Brasil y otras zonas endémicas limítrofes pero también recomendaron a los que se quedan que tomen todas las medidas a su alcance para reducir al máximo la proliferación de criaderos de larvas del mosquito aedes aegyptis, el vector del dengue.
Durante el verano, la conjunción de altas temperaturas y precipitaciones abundantes ofrece condiciones ideales para el desarrollo de este mosquito. En su versión menos virulenta (dengue clásico), esta enfermedad viral se manifiesta en el hombre con fiebre alta y fuertes dolores corporales. En su manifestación más peligrosa, por reinfección, genera fiebre hemorrágica y suele ser letal.
En el verano de 2007, durante la gran epidemia que azotó el Paraguay, decenas de personas fallecieron por dengue y entre ellas se contó a la jefa del departamento de Enfermería del Ministerio de Salud Pública de ese país, María Catalina Roa.
Si bien en el último verano los casos en el país limítrofe descendieron, se espera para esta temporada un número importante de nuevos episodios de la mano del aumento de las temperaturas y las lluvias. La detección de 1.800 criaderos de aedes aegyptis en Brasil comienza a corroborar las previsiones.
Lo que ocurra en Paraguay y otros países limítrofes como Brasil y Bolivia es seguido de cerca por las autoridades sanitarias argentinas. Es que la enorme mayoría de los argentinos infectados por dengue en los últimos años han contraído la enfermedad en esas latitudes o bien los vecinos, que trabajan en Argentina, han ingresado la enfermedad al regresar de sus países de origen.
En la provincia de Buenos Aires más del 90 por ciento de las personas infectadas residían en distritos del conurbano bonaerense, donde el intercambio con los países fronterizos es permanente. Según datos de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud provincial, en los primeros seis meses de 2007 se notificaron 139 casos (105 casos comprobados y 34 sospechosos) mientras que entre octubre de ese año y agosto de 2008 se detectaron 30 casos (5 comprobados y 25 sospechosos).
Ninguno de los casos detectados en la provincia fue autóctono: los infectados viajaron a otros países o provincias del país. En 2007, la gran mayoría había visitado Paraguay, Brasil, Venezuela, Bolivia o Perú pero también Formosa, Salta, Corrientes, Misiones y Córdoba. En 2008, se repitieron los mismos países –más Puerto Rico, Santo Domingo e Indonesia- y la provincia de Misiones.
“En la provincia, la gran mayoría de los casos se localiza en los partidos del conurbano, y hacia el interior, los casos no sobrepasan la línea de los distritos de Saladillo y 25 de Mayo”, indicó el director de Zoonosis Rurales de la cartera sanitaria, Jorge Bolpe. Si bien los meses de mayor riesgo son febrero, marzo y abril, ya que confluyen los picos de calor y de lluvias, a partir de diciembre comienzan a multiplicarse las larvas del mosquito en charcos y todo tipo de recipientes capaces de colectar agua.
“En invierno pueden presentarse algunos casos con turistas que viajan a países de la franja subtropical que tienen temperaturas regulares superior a los 20 grados pero la temporada del mosquito es el verano”, señaló Bolpe.
En ese sentido, la dirección de Zoonosis de la cartera sanitaria comenzará en las próximas semanas a tomar muestras en distritos del norte provincial para medir la aparición de larvas, que hasta ahora no se realizaron por falta de lluvias suficientes. Las muestras se tomarán a través de “larvitrampas” -recipientes colocados a un metro sobre el nivel de suelo- como así también en agua colectada en cubiertas de gomerías, floreros de cementerios y en receptáculos similares.
Combatir los criaderos
Como para el dengue no hay vacuna, el esfuerzo se focaliza exclusivamente en dos puntos centrales: combatir los criaderos de mosquitos y evitar ser picado. El aedes aegyptis se encuentra ampliamente distribuido en el conurbano bonaerense y convive íntimamente con el hombre y las familias.
Sus señas particulares: son blancos y negros, con rayas en el dorso y en la espalda.
Sus horarios: pican durante el día, pero eligen especialmente las primeras horas de la mañana y el final de la tarde.
El aedes es un viejo conocido en el país: fue el causante de la terrible epidemia de fiebre amarilla que castigó a la ciudad de Buenos Aires en 1870-71. Sobre una población de casi 200 mil habitantes la epidemia infectó a 40 mil personas (el 20 por ciento) y terminó con la vida del 8 por ciento de los porteños.



Recomendaciones
Mucho se puede hacer para evitar la proliferación del aedes aegyptis.

“El hombre no tiene que ofrecer al mosquito la posibilidad de multiplicarse” señala Bolpe. Por ello, los especialistas recomiendan:
-Vaciar, dar vuelta o colocar bajo techo todo elemento que tenga una pared firme y que pueda colectar agua (el mosquito hembra pone los huevos sobre esa pared sólida) como baldes, frascos, botellas, juguetes o cubiertas que puedan quedar a la intemperie en los patios.
-Limpiar las canaletas con regularidad para favorecer el drenaje del agua así como tapar los tanques de agua.
-En el interior de las viviendas, cambiar asiduamente el agua de floreros y recipientes donde beben las mascotas.
-Colocar mosquiteros en puertas y ventanas.
-Usar aerosoles repelentes, tabletas insecticidas o espirales.
-Triturar, cerrar o quemar (si está permitido) la basura y los desechos acumulados cerca de las viviendas, ya que pueden acumular agua de lluvia.
-Turistas: para aquellos que decidan visitar zonas donde el dengue es endémico se recomienda usar sustancias repelentes, ropa clara que cubra la piel, y hospedarse en hoteles con aire acondicionado. También verificar que en su lugar de alojamiento puertas y ventanas cuenten con mosquitero.