domingo, 9 de noviembre de 2008

Consejos para no ser víctimas de los seis delitos más comunes

Por Gustavo Carabajal
De la Redacción de LA NACION
La crisis financiera que alcanzó al país y los delitos van de la mano. Surge, entonces, la incertidumbre entre los ahorristas, que, empujados por las dudas, deciden sacar el dinero de sus plazos fijos para guardarlos en sus casas, convertidos en dólares u otros valores. Esto se convierte, ahora, en el nuevo botín de los ladrones.
En los últimos diez meses recrudecieron las salideras bancarias, los arrebatos, los robos a mano armada, los asaltos en comercios o en los cajeros automáticos, los robos de vehículos y los "escruches", modalidad en que los asaltantes roban en casas cuando los dueños están ausentes.
Esa realidad quedó reflejada en estadísticas de organizaciones no gubernamentales (ONG) vinculadas con la lucha contra la inseguridad, que pusieron al descubierto que en los últimos doce meses creció más del 20% los delitos denunciados en la provincia de Buenos Aires. Mientras que la cantidad de homicidios aumentó el 21%, si se comparan los diez primeros meses de este año y de 2007, en el territorio bonaerense.
Si bien tanto el gobierno nacional como el bonaerense se niegan a entregar estadísticas sobre la inseguridad, los estudios realizados por las ONG revelaron que las denuncias de robo con armas fue el delito que más creció en el territorio provincial: aumentó más del 50%.
Conforme al lugar donde se producen, como casas, edificios, comercios, cajeros automáticos, en la calle o en los automóviles, éstas son algunas de las sugerencias elaboradas por la Policía Federal y la policía bonaerense para prevenir los seis delitos más comunes.
Arrebatos.
Es el delito que más se denuncia y se sugiere que, cuando se viaja en automóvil, no se dejen portafolios o carteras en el asiento del acompañante, debido a que son fáciles de arrebatar en semáforos o durante congestionamientos de tránsito.
Salideras bancarias.
Se trata una de las modalidades delictivas que se volvieron más violentas y que más han crecido en los últimos meses. En muchos casos, los ladrones se movilizan armados y en motos. Para prevenir este tipo de asaltos, la policía recomienda prestar atención a las motos o autos estacionados cerca de los bancos y la presencia de posibles entregadores dentro de la sucursal.
No es aconsejable abordar taxis estacionados frente al banco. No sacar el dinero cuando algún empleado del banco ponga en evidencia delante de la gente que estaba en salón que se planeaba sacar plata. Niéguese a entregar otra identificación que no sea el DNI para retirar el dinero. No muestre la tarjeta de crédito o de débito.
Asaltos en la puerta de casa.
Según fuentes policiales, el momento en que la gente es más vulnerable es cuando se abre la puerta de la cochera para guardar el auto. Por tal motivo, muchos vecinos de la Capital y del conurbano decidieron dejar los vehículos en la calle.
Punguistas y carteristas.
No permita que las personas mayores de la familia vayan a cobrar solas. Es conveniente prestar atención en las puertas de los subtes y colectivos, debido a que esos transportes son los lugares preferidos por los delincuentes que se dedican a este tipo de delitos. Se sugiere, además, no andar con muchas bolsas que impidan caminar con comodidad.
Robos en cajeros automáticos.
Se recomienda no retirar dinero durante la noche o con poco movimiento en la calle y asegurarse que nadie lo observe cuando marca la clave. También se sugiere distribuir el dinero en distintos bolsillos.
Escruches.
Al dejar las casas solas, se recomienda prender las luces interiores y dejar la radio encendida. También se recomienda no salir por la puerta principal, para que los ladrones que vigilan no adviertan que la vivienda queda sola.