sábado, 22 de noviembre de 2008

Piden a padres que controlen cómo se divierten sus hijos

El encuentro fue en Pachá, lugar mítico de la diversión adolescente de Buenos Aires. Pero no hubo música estridente hasta el amanecer ni chicos saltando. Anoche, quienes llenaron las pistas fueron los padres.
Señores y señoras se reunieron, convocados por la Fundación Proyecto Padres, para hablar justamente de la manera en que se divierten los hijos hoy. La reunión surgió a raíz de los descontroles que hubo en los últimos tiempos causados en su mayoría por distintos excesos, entre ellos el alcohol, que terminaron en peleas o accidentes de tránsito con heridos y muertos. La invitación a los padres fue para que vuelvan a "comprometerse" con su rol. "Para que el exceso no mate la diversión de nuestros hijos", decía la propuesta. "Queríamos mostrarles a los padres que se pueden hacer cosas concretas. Los padres tienen un poder real. Pero hay que pasar a la acción", explica a Clarín Adrián Dall'Asta, director Ejecutivo de la Fundación Proyecto Padres.
En el encuentro -participaron deportistas, políticos y famosos en general- se habló de la "voluntad de contener a nuestros hijos y afianzar su formación a través de la revalorización de pautas de conducta y convivencia acordes a los valores que deseamos transmitirles como primeros responsables de su educación".
Participaron padres del grupo de chicos del colegio Cardenal Newman que hace dos meses sufrieron un accidente en una autopista y murieron tres de los jóvenes que viajaban en la camioneta. Todos tenían 17 años. De allí que uno de los pedidos de anoche fue que los registros de conducir vuelvan a otorgarse otra vez a los 18 años. Y que los padres acompañen a los principiantes durante los primeros seis meses.
Otro de los pedidos es el endurecimiento de la venta de alcohol a menores (piden que se multe severamente a los comerciantes que lo vendan). Y adelantar el horario para el ingreso a los lugares bailables, evitando así las horas de "la previa", según los padres, el peor momento, el que se usa para tomar.