lunes, 24 de noviembre de 2008

Nace la Iglesia del Orgasmo

Autor y Retrato de la Virgen
La Iglesia de la Virgen del Orgasmo u Orgasmens Madonnas Kyrka, cuyo Leitmotiv es “El orgasmo es Dios y el orgasmo debe ser adorado”, está a punto de convertirse en una trosamfund, es decir, en una comunidad de fe.
En breve, será reconocida como culto oficial y tendrá los mismos derechos que las demás congregaciones religiosas de Suecia, según informó el diario The Local. Así lo decretó un juez de la Corte sueca, después de que la “religión del orgasmo” quedara fuera de la lista ilustre porque ofendía a los cristianos.
El creador y líder de la congregación sueca es Carlos Bebeacua. El religioso nació en Montevideo hace 54 años y también se reconoce artista plástico. Bebeacua, quien vive entre la pequeña localidad Lövestad, al sur de Suecia, y Reus, en Tarragona, España, decidió iniciar el nuevo culto luego de que su obra La Virgen del Orgasmo despertara fuertes protestas en la Expo de Sevilla 92. En esa oportunidad, debió intervenir la policía para prevenir disturbios.
“La pintura es la imagen de una mujer que da la espalda al mundo mostrando su intimidad al mismo tiempo. Pero hay otros símbolos, poemas, frutas, el sueño de una casa en el campo. El orgasmo no es sólo sexo”, explica el religioso. “El orgasmo es la última sensación de la lujuria, que no debe limitarse a la eyaculación, a la que se puede llegar a través del arte o mirando un paisaje”, agrega.
La Iglesia del Orgasmo cuenta centenares de fieles entre Suecia, España y Latinoamérica. En su lista de sacerdotes sólo hay mujeres, que son las encargadas de interpretar el “catecismo del orgasmo”, que funciona como sus sagradas escrituras. En las ceremonias, los fieles degustan frutas, recitan versos, beben zumos y practican el sexo. “Nunca sucedió hasta ahora y no sé cómo reaccionaría si alguien llegara a tener sexo en las ceremonias”, explica Bebeacua. Aclara que en los rituales el sexo no es el enfoque, aunque no está prohibido.
“No hay nada peligroso en lo que decimos y somos inofensivos. Sólo tenemos nuestras dudas sobre las religiones establecidas”, dice el uruguayo, quien rechaza las acusaciones de que se trata de orgías y sexo y alega que su propósito es ayudar a las personas para que vean el orgasmo como una metáfora del amor de la vida.
criticadigital.com