sábado, 22 de noviembre de 2008

Gérmenes, invisibles y resistentes



Por: Gisele Sousa Dias
Ni un extremo ni el otro. Está bien que fregar y desinfectar todo frenéticamente pueda convertirse en un contrasentido y hasta en una obsesión, pero tampoco es cuestión de enfermarse porque nos tapa la mugre.

Lo estudiaron científicos de la Universidad de Virginia y atención, puede dar un poco de asco: los gérmenes sobreviven en las habitaciones de hoteles hasta un día después de que los huéspedes se van. Obvio, se los llevan los que siguen.

Dos años después, analizaron las casas de 30 adultos que tenían los primeros síntomas de un resfrío. Les pidieron que mencionaran diez lugares que habían tocado en las 18 horas anteriores y encontraron que en el 40% de los casos, los gérmenes sobreviven en picaportes y manijas de heladeras. En menor proporción, resisten en interruptores de luz, controles remotos, canillas de baño y teléfonos.

Pero hay otro trabajo que hizo la revista de informática Computing Magazine, que muestra cómo podemos tener hábitos bastante poco higénicos que pueden afectar nuestra salud. La conclusión a la que llegaron fue que los teclados de computadoras pueden albergar más bacterias que el asiento de un inodoro. ¿Por qué? Simple. Todo el mundo -o la mayoría- limpia el baño, pero con sinceridad: aunque fumen, coman o estornuden mientras trabajan o pavean frente a la PC ¿quién limpia todos los días el teclado?

Está claro que obsesionarse no es una solución, pero hay que saber que no hay canal más efectivo de transporte que las manos.

Otro estudio de la Universidad de Colorado indicó que en la mano de un humano pueden vivir hasta 150 bacterias diferentes. El análisis también mostró que hay una mayor diversidad bacteriana en las manos de las mujeres y que eso se debería al PH de su piel.

Lo cierto es que, entre las bacterias que encontraron hurgando entre las teclas está la escherichia colli, que puede causar gastroenteritis e infecciones de las vías urinarias; el estafilococo áureo, que puede producir distintas infecciones, y enterobacterias.

Otro sondeo que hicieron entre 4.000 empleados de oficina dejó en evidencia los porqués: uno de cada diez nunca limpiaba el teclado y dos de cada diez tampoco limpiaba el mouse. Las recetas para evitarlo no son gran cosa: señor, señora, flogger, niño que juega a la Playstation, páseles un trapo.