martes, 11 de noviembre de 2008

Un microbicida podría prevenir el VIH sida



GINEBRA (DPA).- Investigadores en esta ciudad descubrieron una prometedora sustancia que las mujeres podrían utilizar como gel vaginal para protegerse contra el VIH sida, pero no logra interesar a la industria farmacéutica, según informó Olivier Hartley, de la Universidad de Ginebra.
Se trata de una sustancia de bajos costos de fabricación, fácil de aplicar y eficiente. Sin embargo, hasta ahora ninguna empresa farmacéutica se mostró dispuesta a realizar los necesarios tests clínicos, lamentan los investigadores de la universidad ginebrina.
"Los potenciales consumidores de un medicamento contra el sida son las personas más pobres del planeta", señaló Olivier Hartley, de la división de biología estructural y bioinformática de la Facultad de Medicina de la citada universidad.
El científico estuvo involucrado en el desarrollo de la sustancia activa, que será presentada en la revista de la Academia de Ciencias Americana de los Estados Unidos. "Estas personas tienen poco poder de compra, por eso la industria no se interesa por la sustancia", agregó el científico.
Con el gel desarrollado en Ginebra las mujeres tendrían un medio para protegerse en forma activa, independientemente del hombre, indicó Hartley.
Una gran parte de las investigaciones necesarias ya fueron efectuadas en el instituto médico de Ginebra. De esta manera se desarrolló un microbicida que dificultaba en forma comprobada la transmisión del virus en el mono, aunque de onerosa fabricación.
El equipo de Olivier Hartley siguió investigando y descubrió una molécula similar cuyos costos eran sensiblemente inferiores. Se trata de la molécula llamada 5P12-RANTES, apropiada para ser utilizada en un gel.
El grupo de investigación de la universidad intenta ahora interesar a fundaciones y gobiernos para financiar su proyecto. No está claro aún si la sustancia aplicada al hombre tendría algún efecto. En el pasado otros microbicidas contra el sida tenían resultados prometedores en el laboratorio, pero fracasaban al ser aplicados en el ser humano.
Según Onusida, el programa de las Naciones Unidas contra el sida, la cantidad de nuevos infectados en 2007 fue de 2,5 millones. Más de 33 millones de personas en el mundo conviven con el virus. El 95% de los infectados viven en países en desarrollo y no tienen acceso a prevención ni a tratamientos para combatir el virus.
Allí, los medicamentos son caros y los preservativos muchas veces no son socialmente aceptados.