lunes, 24 de noviembre de 2008

Difunden en Capital los beneficios de la equinoterapia

Aseguran que el caballo es un medio excelente de rehabilitación para chicos con cualquier clase de discapacidad. Y que permite desarrollar el equilibrio, aumentar la fuerza y la flexibilidad muscular, y tomar conciencia del esquema corporal. De eso se trata la equinoterapia, un método terapéutico complementario para pacientes con problemas psíquicos, físicos y sensoriales, que será abordado esta semana en una jornada internacional en La Rural.
Esta disciplina, que para muchos especialistas ya es una rama de la medicina del deporte, comenzó a desarrollarse en Alemania en la década del 70. En nuestro país lleva unos diez años. Para difundir sus beneficios, este miércoles se realizará la jornada internacional de equinoterapia en el deporte, en la que se darán a conocer experiencias científicas y técnicas en el mundo. Todo, en el marco de la cuarta exposición internacional equina y de industria hípica "Nuestros Caballos" (www.nuestroscaballos.com.ar), que se llevará a cabo hasta el domingo 30 de noviembre en el Predio Ferial de Palermo.
"Se utiliza el caballo dentro de un abordaje interdisciplinario de las áreas de salud, la educación y la hípica -intervienen psicólogos, psicopedagogos, kinesiólogos, profesores de educación física, entre otros- que buscan el desenvolvimiento bio-psico-social de personas con capacidades especiales", explica a Clarín el profesor consulto en Pediatría de la Facultad de Medicina de la UBA, Germán Falke.
Desde 2000, Falke dirige la sección Equinoterapia para niños y adolescentes en el Hospital Militar Central. Allí, asiste a unos 40 pacientes que tienen entre 4 y 24 años. "La mayoría de los chicos llegan por indicación del neurólogo o del kinesiólogo. Esta terapia, apunta Falke, está indicada para una amplia gama de alteraciones de la salud.
Liliana Aguirre, presidenta de la Fundación de Equinoterapia de San Juan, destaca que, de acuerdo a la patología y el objetivo del tratamiento, "se va trabajando una vez por semana en clases de una hora, con un caballo de buen caracter y equilibrio. Si bien los resultados que se obtienen dependen de cada caso, redunda en una mejora tanto física como psíquica", concluye Aguirre.