jueves, 10 de julio de 2008

Afirman que el hombre guarda mejor los secretos que la mujer


Una reciente encuesta hecha en el país muestra que casi el 50% de los hombres asegura que sabe cerrar bien la boca, y que sólo el 10% de las mujeres se reconoce esa virtud. Para los hombres, los mejores secretos son sobre infidelidades.
Por: Mariana Iglesias

Parece que el sexo femenino no es el más confiable para guardar secretos. Lo dicen los hombres y ellas lo admiten sin muchas vueltas. Al menos es lo que sostiene una reciente encuesta, que muestra que mientras casi el 50 % de los hombres asegura que sabe cerrar muy bien la boca si la situación lo amerita, sólo el 10 % de las mujeres se reconoce poseedora de esa virtud.
"Los secretos y el manejo de la intimidad" se llama el trabajo en el que participaron cien hombres y otras tantas mujeres de 18 a 40 años. Sabemos que hay tantos secretos como círculos de convivencia: familiares, amigos, pequeñas y grandes organizaciones.
Los secretos son una panacea a la gran aspiración de conocimiento que nunca llega a satisfacernos del todo. Tener una porción de información que podemos manejar a nuestro arbitrio es una vivencia especial , dice Eduardo Sallenave, de la agencia de publicidad Draftfcb y autor del informe.
Los participantes relacionaron los secretos con palabras como confianza (algo que se comparte sólo con gente cercana) confidencialidad (que queda entre pocos) privacidad (algo personal que no se comparte con nadie) descarga (que provoca alivio al contarlo), e intimidad (cuestiones de la vida personal).
La conclusión principal es que ambos sexos coinciden en que los que mejor guardan los secretos son los hombres.
Otra respuesta contundente es que el 40 % de las mujeres reconoce que no es confiable para guardar secretos.
Qué tipos de secretos son los más valorados
A las mujeres les gustan más los que tienen que ver con las amistades, mientras que ellos prefieren los sexuales. De hecho, los hombres son los que más están de acuerdo en que los mejores secretos son los relacionados con las infidelidades. Los que están parejos son los chusmeríos laborales.
Otra coincidencia es que unos y otros rechazan la idea de amenazar a alguien con contar un secreto. Un dato interesante es que casi el 40 por ciento de los varones admitió que alguna vez usó el famoso recurso de tengo un amigo que para contar algo que en realidad era propio.
Dos especialistas mujeres consultadas por Clarín estuvieron de acuerdo con estos resultados, y explicaron por qué. Para la psicóloga Beatriz Goldberg, autora de Soy mujer y qué , de por sí el hombre cuenta muchas menos cosas que las mujeres. Ni siquiera en reuniones de amigos íntimos el hombre cuenta verdades de sí mismo. En cambio la mujer es más abierta con su intimidad. A sus amigas les cuenta todo sin dudar, pero también es capaz de contarle sus cosas al peluquero o al taxista .
Para Goldberg, esta reserva masculina tiene que ver con que a los hombres les cuesta más mostrar sus debilidades y hablar de cuestiones afectivas. Por ende, si está más acostumbrado a ser reservado, es más fácil saber guardar secretos propios y ajenos .
Para Cristina Castillo, psicoanalista del Centro Dos, los varones tienden a contar menos cosas porque hay muchos temas que los minimizan o no le dan ninguna importancia, mientras que la mujer es mucho más detallista. Y da el ejemplo de una fiesta, y de todo el material de conversación que puede sacar una mujer de allí en comparación con el hombre: La mujer ve detalles, mientras que el hombre es más bien global .
Y las dos coinciden en la mayor reserva de las mujeres en temas sexuales: Si una mujer tiene un amante es probable que no se lo cuente ni a su mejor amiga. Los hombres sí, no tienen problema con eso y además dejan más señales, son mucho menos cuidadosos , dice Castillo. Para Goldberg, el interés de los hombres por los secretos sexuales tiene que ver con que los usan para medir resultados ajenos con ellos mismos .

Que no se sepa
Eduardo San Pedro
Entre usted y yo, esto de que las mujeres guardan menos los secretos que los hombres parece otro argumento sexista para apuntalar una supuesta superioridad masculina. Pensándolo bien, hay mujeres que son presidentes de repúblicas, que guardan secretos de Estado y no vulgares chimentos. Y hay mujeres, también, que respetan su secreto profesional, sean médicas, psicólogas, abogadas o periodistas. Por otra parte, los resultados de las encuestas basadas en las opiniones de los involucrados pueden ser falibles. Todo esto, dicho en confianza. Pero, por favor, no se lo cuente a nadie.
Las mujeres tenemos peor prensa
LINDA PERETZ-ACTRIZ
¿Saben qué tipo de hombre guarda mejor sus secretos? Los que sufren de amnesia. El estudio revela que las mujeres guardamos menos los secretos; intuyo que está manipulado por ellos. Porque encasillar a las/os alcahuetes, escondedores o correveidiles según su condición sexual es arbitrario. Conozco mujeres que no pueden callar nada de lo que les ocurre o les cuentan, como hombres a quienes les pasa lo mismo. Sí creo que la especie masculina tiene más tacto para guardar, y más diplomacia para ventilar los trapitos sucios que haya que esconder sin lavar. En eso tenemos peor prensa las mujeres porque somos más extrovertidas para contar lo que queremos se sepa y algo más sonoras al decidirnos ventilar alguna cuestión. Para confirmarlo existe una copla popular argentina, con su misoginia acostumbrada, que dice: "Si las mujeres se juntan pa' hablar de vidas ajenas, comienzan con luna nueva, terminan con luna llena". ¿Acaso el estudio pasó la prueba en una peluquería masculina? Ellos tienen la ventaja de tener menos pelo, por eso tienen menos tiempo de contar lo que saben. La mayoría de programas de chimentos tiene hombres como protagonistas. Resultan más creíbles para esa materia pero no por eso menos recatados. Una vez leí que los secretos son las mentiras que no decimos y las mentiras son los secretos que no diremos. Dice Angeles Mastretta en el libro "Maridos": "Todo el que sabe adivina que tras el silencio de un angel siempre hay una historia. O muchas". Mi prima Dorita confirmó que las mujeres sabemos guardar secretos: después de mucho tiempo y por la infidencia de un hombre, se enteró que su mejor amiga vivía un romance con su marido. ¿Vieron que la amiga de Dorita también sabía guardar secretos?
No confundir discreción con distracción
ANA VON REBEUR-HUMORISTA Y ESCRITORA
Si los hombres guardan secretos no es porque sean modelos de discreción, sino porque como hablan tres veces menos, tienen tres veces menos chances de meter la pata. Cuando hablan, es sobre temas prosaicos como dinero, trabajo, autos, política y deportes: nada personal, con lo cual hay cero posibilidad de revelar secretos. No son tan sociables, así que no tienen a quién contarles nada. Para no mostrarse vulnerables, no hablan de emociones, así que tienden a ser cerrados por naturaleza. Pero la verdad más cruda es que un hombre guarda secretos porque apenas terminás de contarle algo, ya lo olvidó. Ponen cada de prestar atención mientras piensan "cuándo podré prender la tele sin que se ofenda". Si no cuentan secretos es porque los olvidan. Les parecen tan intrascendentes que no son dignos de mención. Por eso recién te cuenta que su socio casado dejó a la secretaria embarazada el día que nace el bebé. Y si quien dejó a la secretaria embarazada fue tu marido, sos la última en enterarte. No confundir discreción con distracción.