jueves, 3 de julio de 2008

Afirman que los más inteligentes tienen menos creencias religiosas

Inteligencia y religión no van de la mano, al menos para un grupo de investigadores europeos que apoya la teoría de que las personas con cociente intelectual alto tienen menos creencias religiosas. La polémica está servida.
Expertos en el tema señalan que las conclusiones del trabajo son "simplistas" porque, según explican, además de la medida de la inteligencia se trata de un abordaje complejo, que requiere considerar factores socio-culturales.
El trabajo está firmado por Richard Lynn, profesor de psicología en la Universidad de Ulster, en Irlanda del Norte, en asociación con Helmuth Nyborg, de la Universidad de Aarhus, Dinamarca, y John Harvey, sin afiliación universitaria.
Afirman que, en relación a la población en general, los académicos son menos religiosos o tienden a creer menos en Dios. Será publicado en setiembre en la revista académica Intelligence .En un brevísimo e-mail que respondió a Clarín, Lynn asegura que únicamente las personas sin inteligencia pueden creer en milagros y en que Dios responderá a sus plegarias .
Lynn ya despertó polémica en el pasado con investigaciones que relacionan a la inteligencia con la raza y el sexo. Dice haber probado que el cociente intelectual (CI) de los alemanes es el mayor de Europa. Y en 2005 causó revuelo con una investigación en la que atribuyó que los hombres son más inteligentes que las mujeres.
Este no es el único investigador que relaciona la inteligencia con otras variables. Y para alimentar aún más la polémica, hace unos días, un académico inglés, Bruce Charlton, publicó en la revista de educación Times Higher Education que los estudiantes ricos tienen un cociente intelectual más alto que los de clase baja.
En qué se basa el estudio de Lynn
En la recopilación de varias investigaciones. Por un lado, dos encuestas: una entre miembros de la Royal Society y otra de los integrantes de la Academia Nacional Norteamericana de Ciencias. La primera concluye que sólo el 3,3% cree en Dios, mientras que el 68,5% de la población general del Reino Unido se autotildó como creyente.
En la Academia de EE.UU., sólo el 7% cree en Dios, mientras que en la gente común el porcentaje trepa a 90.
También analizaron la media de los CI en 137 países desarrollados y detectaron que las creencias religiosas habían disminuido a medida que la gente se volvía más inteligente. Dividieron los países en dos grupos: el de los CI más bajos (de 64 a 86 puntos), donde apenas el 2% de la población no cree en Dios y el grupo de los CI de 87 a 108 puntos, en los cuales la incredulidad sube al 17% .
La psicóloga especializada en inteligencia de la UBA Alicia Cayssials dice que en el trabajo de Lynn no está claro qué término de inteligencia evalúa en los académicos, un atributo que puede ser muy variado . Y concluye: Aborda un tema de moda en psicología, la religiosidad (como también están en boga la sabiduría, la creatividad, el sentido del humor), pero poco y nada dice.
La inteligencia y los Reyes Magos
Eduardo San Pedro
Desde el comienzo de los tiempos hubo gente inteligente. Y también, algún tipo de religiosidad. Parece más bien discriminatorio -y no muy científico- afirmar que sólo las personas con menos nivel de inteligencia son las que creen en la divinidad.
El camino de la inteligencia en estado puro suele aniquilar a varias emociones: el amor, entre ellas.
Quién, en estos tiempos --se dirá--, en su sano juicio, puede creer sin más en un amor profundo y desinteresado
Quién puede creer que sirvan para algo concreto los Reyes Magos o Papá Noel
En suma, quién puede llamarse inteligente y creer en algo tan intangible, eterno y todopoderoso como Dios
La Historia, y pueblos enteros que durante siglos la han forjado, parecen contestar que sí se puede, que es una cuestión de fe antes que de cerebro. Créase o no, lo crea usted o no. Lo inteligente, parece, es reconocer la diferencia.
Un paradigma de la inteligencia
Albert Einstein
: la dualidad de un genio del siglo pasado Einstein, el científico más importante del siglo XX, es tal vez el ícono más representativo de la teoría que sostiene que las personas con mayor coeficiente intelectual son menos propensas a creer en Dios. En una carta escrita el 3 de enero de 1954 (un año antes de la muerte del físico) y dirigida al filósofo Eric Gutkind, el autor de la teoría de la relatividad escribió: "La palabra Dios es para mí nada más que la expresión y producto de debilidades humanas".
El texto, escrito en alemán, reaviva el debate sobre la religiosidad de Einstein. Aunque asumía su judaísmo, en la carta sostenía que la Biblia es una colección de honorables aunque primitivas leyendas que son bastante infantiles.
Ninguna interpretación, por sutil que sea, puede cambiar esto para mí . La carta fue subastada a mediados de mayo pasado en la casa Bloomsbury de Londres, luego de permanecer durante 50 años en una colección privada. La compró otro coleccionista privado que por ella pagó más de 400.000 dólares, un precio 25 veces superior al esperado por los rematadores.
¿Qué es el "CI"?
El cociente intelectual (CI, y en inglés IQ) es un número que resulta de un test estandarizado para medir las habilidades cognitivas de una persona, en relación con su grupo de edad , explica el neruobiólogo Facundo Manes, director del Centro de Estudios de la Memoria y de la Conducta (INECO) y del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro.
En base a los puntos alcanzados, los niveles son:
Muy superior: 130 o más.
Superior: 120 a 129.
Normal brillante: 110 a 119.
Promedio: 90 a 109.
Normal lento: 80 a 89.
Fronterizo: 70 a 79.
Deficiente mental: 69 o menos.
Dos "monstruos"
Marilyn vos Savantedad
: 61 años
nacionalidad: estadounidense
ocupacion: intelectual
Es columnista, escritora, conferencista y dramaturga. Su CI es 88 puntos superior al nivel estimado para los genios.
Gregori Perelmanedad: 42 años
nacionalidad: rusa
ocupacion: matematico
Es reconocido como el hombre más inteligente del mundo por haber resuelto un problema matemático planteado en 1904.