viernes, 11 de julio de 2008

Expone los 3.000 papeles que entraron por su ventana el 11-S

Por: Eusebio Val para La Vanguardia y Clarín

A Elena del Rivero, artista de origen valenciano afincada en Nueva York, la historia le entró por las ventanas.
Literalmente.
Tenía su estudio frente a las Torres Gemelas. El 11-S, cuando los rascacielos cayeron, formando una nube gigante de polvo y cascotes, más de tres mil papeles procedentes de las torres entraron por las 18 ventanas de Del Rivero. Eran documentos administrativos, tarjetas de visita, cheques y hasta menús de restaurantes.
Durante cinco años restauró con mimo estas reliquias de los atentados y las prendió de cinco largas tiras de seda. El resultado es una enorme cortina que se expone desde este sábado en uno de los templos del arte en Washington, la Corcoran Gallery, frente a la Casa Blanca.
"Al ser sobre una tragedia, la obra tiene una connotación de duelo, y al mismo tiempo de curación: la idea de reparar, de reciclar y curar a través del arte contemporáneo", comentó ayer Del Rivero a este diario, horas antes de la inauguración oficial de su instalación, en la rotonda, el lugar más noble de la Corcoran.
Interrogada sobre el significado especial de que se exponga tan cerca de la Casa Blanca, la artista fue enigmática: "Todos los papeles que están ahí son papeles de empresas. Con eso ya digo bastante".
Del Rivero fotografió cada uno de los documentos originales - por si alguien los reclama- y luego borró todos los nombres que aparecían.
Además de la instalación estelar, la artista expone otro trabajo anterior, también a base de papel, su especialidad, que resultó dañado el 11-S. Del Rivero fue plasmando su existencia diaria: andar, comer, limpiar y trabajar. Después de seis meses, recogió las hojas pisoteadas y las transformó, convirtiéndolas en cinco grandes trapos de cocina, una instalación que evoca los recuerdos, las comodidades y también la "monstruosidad" del hogar.