sábado, 12 de julio de 2008

Increíble: un hombre perdió una parte de un dedo y le volvió a crecer

Por: Guillermina de Domini
Sin trucos ni hechizos de Harry Potter, a Lee Spievack, un estadounidense de 69 años, le volvió a crecer en un mes la punta del dedo medio de la mano derecha, que había perdido en un accidente. Un video muestra el paso a paso de su increíble cicatrización que, según contó, fue gracias a la aplicación de un polvo que se extrae de la vejiga del cerdo. La sustancia se conoce como "matriz extracelular" y la desarrolla ACell, una empresa dedicada a la medicina regenerativa, fundada por su propio hermano, Alan.
Pese a que no se hizo un seguimiento científico del hecho, Stephen Badylack, especialista en la fabricación de la matriz, confirmó a Clarín que: Este polvo le dice al cuerpo que empiece el proceso y regenere tejidos y explicó que lo ocurrido con Spievack podría significar un gran avance científico.
La cicatrización fue increíblemente organizada con un remodelamiento poco habitual , dijo Alejandro Nieponice, médico argentino que participa en investigaciones de medicina regenerativa en la Universidad de Pittsburgh, en los Estados Unidos. Hay que ser cauteloso y no mirar este caso como un milagro sino sólo como un indicio de que uno puede colaborar o interferir en el proceso natural de cicatrización y estudiar detalles que hacen que esta matriz ayude en este proceso , agregó.
Spievack se cortó el dedo en agosto de 2005. Estaba en Hobby Store USA , su negocio en Cincinnati, Ohio. Le estaba explicando a un cliente que debía cambiar el motor de su avión de metal a escala porque era muy peligroso. Lo señalé y mi dedo quedó entre las hélices , le contó a la CBS.
Calculó mal la distancia y 7,5 milímetros de su dedo volaron por el aire. Nunca pudo encontrarlo, quería guardarlo en una bolsa de hielo para que se lo cosieran. Un médico de emergencia fue al negocio, le vendó el dedo y le recomendó que fuera de urgencia a un cirujano de manos. El cirujano me dijo que me sacara piel del brazo para ponerla en el dedo , relató. Pero Spievack no le hizo caso y escuchó a su hermano Alan, cirujano y especialista en medicina regenerativa. Le aconsejó el polvo mágico de cerdo porque un vecino había tenido el mismo accidente un año antes y le había vuelto a crecer.
Así, comenzó a aplicárselo cada dos días. En cuatro semanas ya tenía hueso, piel, carne y uña nuevas. Y en cuatro meses ya tenía el dedo normal. Tengo tacto, siento dolor. El polvo ayudó a que el dedo se regenere por sí mismo y no dejó que se transformara en herida, sino que incentivó su crecimiento , dijo Spievack.
Algunos científicos creen que este polvo podría ayudar a que vuelvan a crecer los dedos que los soldados pierden en las guerras. Si la matriz puede estimular la regeneración de un dedo --señaló Badylack--, significa que se podrían regenerar otras partes del cuerpo . Esto no fue un milagro , pero bien podría ser el comienzo de una fantástica historia.