jueves, 19 de marzo de 2009

Obras sociales y prepagas deben cubrir el alcoholismo


El 5 de marzo de 1997 el Congreso argentino sancionó una ley para luchar contra el alcoholismo. Pasaron desde entonces cuatro ministros de salud que no se ocuparon de poner a esa norma en vigencia.
Recién ahora, a principios de marzo, se publicó la reglamentación de la ley: obligará a cubrir a las obras sociales y a la medicina prepaga el tratamiento para las personas que sufran de alcoholismo. No solo abarca a los consumidores crónicos de alcohol, sino también a los que se desbordan los fines de semana.
En la Argentina, el consumo regular de riesgo alcanza al 9,6% de la población. Pero el consumo episódico excesivo (como los desbordes de los adolescentes de los fines de semana) es del 10,1%, según la encuesta nacional de factores de riesgo del Ministerio de Salud.
Son consumos riesgosos: "Al estar alcoholizados, no usan preservativos durante las relaciones sexuales, sufren accidentes de tránsito y pueden producir la muerte a otros, o se desencadenan arritmias, entre otras consecuencias", dijo a Clarín Aldo Dománico, coordinador del programa de adicciones del Ministerio de Salud.
Ahora se espera un cambio.
"Varias obras sociales y las prepagas cubrían algunas consecuencias del alcoholismo, como los tratamientos para enfermedades del hígado. Pero no se enfocaban a la problemática del alcohol. Algunas se resisten a cubrir la internación. A partir de esta reglamentación de la ley de lucha contra el alcoholismo habrá un cambio importante", agregó el funcionario.
Ana María Girardelli, especialista en toxicología del Hospital de Pediatría Sor María Ludovica de La Plata, también confirmó que generalmente las obras sociales y las prepagas cubren en forma fragmentada. "Lo clínico, por un lado, lo psicólogico por otro". Desde la Asociación por los Derechos de los Usuarios de Salud, el abogado Ramiro Rey Méndez, opinó: "Llega un poco tarde, pero es significativo. Permitirá que los que sufren el alcoholismo accedan al apoyo médico y psicólogico necesario.
Por lo general, recurrían a los grupos gratuitos de Alcohólicos Anónimos. También permitirá blanquear más al alcoholismo. Para muchos aún sigue siendo un motivo de risa, aunque es un gran problema que se esconde bajo la alfombra". Si bien algunas obras sociales daban asistencia, otras se negaban y los pacientes debían recurrir a la justicia.
Federico Díaz Mathé, vocero de la cámara que agrupa a las mayores empresas de medicina prepaga, aseguró que "en muchos casos ya se cubría como adicción" pero admitió que no existía una regulación específica.
Otro aspecto significativo de la reglamentación se refiere a nuevos límites a la publicidad. Los deportistas o los partidos de fútbol ya no podrán exhibir publicidades de bebidas alcohólicas. Hoy, uno de los sponsors de la Selección Nacional es una marca de cerveza. También estará prohibida la publicidad en espectáculos culturales o artísticos con libre acceso a menores. Ni tampoco se podrá hacer "publicidad o incentivo de consumo" que utilice por asociación a deportistas, intelectuales, científicos o profesionales notorios, o en general personas famosas o con habilidades especiales, de modo que "por emulación se pueda sugerir que el consumo de bebidas alcohólicas mejora el rendimiento físico o intelectual de las personas".
Desde el Ministerio de Salud, se comprometieron a lanzar este mes un programa específico contra el alcoholismo. Según Dománico, ya tiene un presupuesto de un millón de pesos para organizar una red sanitaria entre las provincias. A su vez, la reglamentación implicará el trabajo en colaboración de distintos organismos públicos como la cartera de salud con el Comité Federal de Radiodifusión.
"Se capacitará a más de 9.000 profesionales de la salud que atenderán en los centros de atención primaria y en los hospitales. Y se incluirán materiales y recursos didácticos para que se trate mejor el alcoholismo en las escuelas". Para conseguir este objetivo, se trabajará con el Consejo Federal de Educación.

Veda: Ahora quedó prohibida la publicidad de bebidas alcohólicas en espectáculos públicos (deportivos o artísticos) con acceso libre a menores.
76% De la población argentina de 16 a 65 años consume alcohol, según el INDEC.
17% De la población presentó indicadores de consumo abusivo del alcohol.
47% De los autores de homicidios y agresiones actúan bajo los efectos del alcohol.
37% De los accidentes de tránsito se producen con conductores bajo efectos del alcohol.
Etiquetas
La ley fija que la leyenda "Beber con moderación" debe ir en el envase primario y bien visible.
El drama golpea fuerte a jóvenes
Para los vendedores de bebidas alcohólicas, la edad de iniciación en el alcohol de los jóvenes se redujo de los 17 a los 12 años. Según una encuesta de Gallup, en el país el consumo más alto se da a mayor nivel educativo y socioeconómico.
Nivel: "Todo el que, al tomar bebidas alcohólicas, llega o pasa los 0,5ml en sangre (2,5 copas de vino) ve afectada su conducta" - Aldo Domanico. Coordinador del Programa Adicciones del Ministerio de Salud.
Otras leyes a la espera
Si bien hay leyes que son directamente operativas, otras deben ser puestas en marcha por el Poder Ejecutivo a través de su reglamentación. De acuerdo a un trabajo hecho por el senador de la Coalición Cívica, Samuel Cabanchik, desde que el Congreso volvió a sesionar en 1983, hay unas 50 leyes sancionadas que no se aplican por falta de reglamentación.
La más vieja es la 14.800 que declaró "de interés nacional" la actividad teatral. En pocos días se cumplirán 50 años sin que ningún gobierno la haya reglamentado.
Pero hay otras que esperan: la ley de obesidad, que obliga a obras sociales y prepagas a cubrir tratamientos por trastornos alimentarios; una ley que otorga un cupo obligatorio a discapacitados en empleos públicos y otra que regula la gestión de residuos industriales y domiciliarios.
El mes pasado, luego del alud en Tartagal, el Gobierno anunció, con un año de retraso, la reglamentación de la ley de bosques.
Las enfermedades graves
Síndrome de dependencia.
Es el estado final del alcoholismo, posterior al uso y al abuso. En esta etapa, si se suprime bruscamente el consumo de alcohol, puede aparecer otra consecuencia: el síndrome de abstinencia.
Hepatitis crónica.
Es una inflamación del hígado que puede ser causada por diversos virus, fenómenos autoinmunes, drogas y alcohol.
Fibrosis hepática.
Aumenta en el hígado la producción y el depósito de proteínas y disminuye su función. Puede terminar en cirrosis.
Cirrosis.
Es una enfermedad crónica del hígado que daña al tejido hepático. Su principal causa es el alcoholismo.
Del buen beber al trago amargo
Lucas Guagnini - lguagnini@clarin.com
La definición más moderna sobre lo que es una adicción a alguna sustancia, ya sea legal o ilegal, dice que comienza cuando los efectos del consumo producen daños hacia uno mismo o hacia los demás. Es una buena pregunta para hacerse, sin tintes morales ni autoengaños. Porque daño no tiene que ser violecia.
En Argentina se conjuga que el alcohol es socialmente muy aceptado, por herencia cultural española e italiana, con que en los últimos años se masificó un estilo de consumo abusivo hasta el vómito entre los jóvenes, más tradicional de las culturas anglosajonas. La combinación de liberalidad y abuso hace que el alcohol deje su huella en el crimen , los accidentes de tránsito y la violencia doméstica. Nada más lejos del placer del buen beber que este mal trago.
clarin.com