domingo, 15 de marzo de 2009

El anticonsumo ya tiene una legión de adeptos en Internet


Frená, tomate sólo un segundo", proponen, y desgranan un puñado de preguntas que invitan a reflexionar. ¿Lo necesitás realmente? ¿Te lo podría prestar alguien? ¿Tenés algo que lo sustituya? ¿Cuántas horas tendrás que trabajar para pagarlo?
Los movimientos que luchan contra el consumismo y los grupos que promueven un consumo responsable se multiplican y encontraron en Internet un espacio de "evangelización". En general, son grupos comprometidos con un reparto más equitativo de los recursos -muchos de ellos tienen origen religioso- y cuestionan el consumo compulsivo y subordinado al bombardeo de seducciones del mercado. Algunos, más extremistas, hasta promueven rescatar desechos de la basura.
Es el caso de los "freegans" (www.freegan.info), que se autodefinen como "gente que desarrolla estrategias alternativas para vivir, basadas en el consumo mínimo de recursos". Proponen hasta escarbar la basura en busca de "restos" que puedan resultar útiles. "A pesar de los estereotipos sociales sobre la basura, los productos que recogemos son saludables", afirman.
Menos radicales son los integrantes de Simply Living (Vida Simple), un movimiento que nació en 1973 en Estados Unidos, convocando a la gente a arrancar la Navidad del embate comercial, y hoy aboga por un consumo responsable, limitando el gasto a lo verdaderamente necesario y descartando frivolidades que nos lleven a tener de más.
Otro grupo muy popular es el Movimiento Anticonsumo, surgido en Canadá y en las regiones más liberales de Estados Unidos. El libro 'No Logo', de Naomi Klein, es casi su manifiesto fundacional. Sus planteos giran en torno a la premisa de que las grandes corporaciones están usurpando el poder legítimo de la gente y alienando a la población con falsas necesidades de consumo. En esa línea ideológica se inscribe Adbusters (www.adbusters.org), una organización anticonsumista creada en 1989 por Kalle Lasn y Bill Schmalz.
En su revista, rica en humor y crítica inteligente, busca alumbrar los mecanismos a través de los cuales el mercado impulsa al consumo, remarcando sus contradicciones y doble mensajes, y su campaña "Buy Nothing Day" (No compre nada hoy), que invita a sostener 24 horas sin ninguna compra, cosecha adhesiones masivas cada vez que la impulsan.
Otro conocido profeta antiglobalización y anticonsumo es el "reverendo Billy", un artista neoyorquino que se ha afirmado como abanderado en la lucha contra los abusos del consumismo. Aunque no es religioso, junto a sus seguidores ha fundado la Iglesia de Parar las Compras y prometen el 'shopocalipsis', el apocalipsis de las compras. Un sitio muy visitado por personas de habla hispana es www.sindinero.org, que aglutina consejos y recursos para vivir gratuitamente, fomentando "estilos de vida menos dependientes del dinero".
También en español, www.ecologistasenaccion.org reúne a jóvenes y adultos que aspiran a un cambio social e ideológico en la relación a la forma en que consumimos. Y en la Argentina, en la página http://iconoclasistas.com.ar, almas criollas se suman a esta tendencia.




Consejos
El consumo responsable propone respetar las 5 "R".

Reducir: comprar sólo lo necesario. No dejarse influir por las campañas publicitarias y elegir productos duraderos.
Responsabilizar: comprar teniendo en cuenta también el impacto ambiental y social.
Reciclar: separar y tirar al contenedor que corresponda.
Reutilizar: no tirar lo que puede servir para más usos.
Reclamar: preguntar, pedir y ejercer nuestros derechos como consumidores.
clarin.com