lunes, 30 de marzo de 2009

Identifican otros tres genes ligados al cáncer de mama


Científicos de las universidades de Harvard (EE.UU.) y de Cambridge (Inglaterra) detectaron nuevas regiones en el genoma humano que indican la predisposición a sufrir cáncer de mama. El resultado de los estudios, que fueron publicados ayer por la revista Nature Genetics, permitirá mejorar las acciones preventivas para la enfermedad.
Las investigaciones encontraron pistas del cáncer de mama cerca de genes que codifican proteínas asociadas al control del crecimiento celular o que están relacionados con reparar ADN dañado.
"Será decisivo para entender e identificar los síntomas tempranos de la enfermedad y descubrir posibles medios preventivos", dijeron David Hunter y Douglas Easton, directores de la investigación.
Hasta el momento se habían detectado siete genes de este tipo y, con este nuevo hallazgo, suman nueve, que explicarían el 6% del componente genético familiar para el cáncer de mama. Pero los expertos calculan que son alrededor de un centenar. Y, cuando se haya identificado un número más elevado de ellos, se podrán implementar acciones preventivas en las mujeres en riesgo como seguimientos más frecuentes para detectar en forma precoz el tumor o quimioprevención.
"Para tratar el cáncer de mama, lo principal es el diagnóstico precoz. Si se detecta en los estadíos iniciales, la enfermedad tiene un 95% de probabilidad de ser curada recurriendo a un tratamiento quirúrgico", asegura el mastólogo Miguel Bensadon. "Cuando está más avanzada, hay más posibilidades de diseminación", agrega.
Investigaciones previas han constatado que la frecuencia de cánceres de pecho se dobla en mujeres que tienen casos previos en su familia, en un primer grado de consanguineidad, en relación con las mujeres que no tienen un historial familiar de esta enfermedad.
Los especialistas también han comprobado que factores medioambientales y de estilo de vida -dieta, consumo de alcohol y tabaquismo- hacen que las mujeres sean más susceptibles a contraer cáncer de mama.
"Una mujer cada ocho que llegarán a los 80 años de vida desarrollarán cáncer de mama", precisa Bensadon. Por eso, la detección precoz es fundamental para reducir los niveles de la enfermedad.
clarin.com