martes, 24 de marzo de 2009

Esas canciones que les cambiaron la vida

Jacques Brel con su canción Ne me quitte pas, la más elegida.


“¡Qué cabrón! Desde Quintero, León y Quiroga hasta Joan Manuel Serrat no hay nada. Mediterráneo marca un antes y un después de la canción del siglo XX en español. Todos la aprendimos, todos la cantamos con envidia malsana. Y no es sólo la canción que hoy sigue pareciendo escrita pasado mañana. Oigan ustedes el disco completo, de igual nombre, y convendrán conmigo en que no le falta ni sobra una coma. Que no puede ser más genial ni más mediterráneo.”
Así explica Joaquín Sabina las razones por las que Mediterráneo entró quinta en la lista de las 100 canciones que a 100 músicos hispanoamericanos les cambiaron la vida, presidida por Ne me quitte pas, del francés Jacques Brel.
Serrat aparece después de los Beatles, los Beach Boys y el gitano Camarón de la Isla con su clásico Como el agua.
El resultado de la encuesta , que fue tapa de la revista dominical de El País ayer, está dominada por el pop y el rock, sobre todo el de los influyentes años sesenta, con una única entrada al jazz (Round about Midnight, de Thelonious Monk), varios temas instrumentales y buena presencia del flamenco: hay al menos cuatro temas de Camarón, además de Almoraima, de Paco de Lucía, y de La estrella, del reciente invitado a la primera bienal de flamenco porteña Enrique Morente.
La Argentina tiene una presencia importante: el puesto número 15 fue para Volver, de Carlos Gardel, el 39 para Laura va, de Luis Alberto Spinetta, que también entró en el lugar número 54 con Muchacha (ojos de papel). El número 86 es, curiosamente, para El reino del revés, de María Elena Walsh. Y el cubano Silvio Rodríguez se quedó en el mismísimo puesto 18 con su canción Ojalá. También los clásicos de Quiero tener un millón de amigos, de Roberto Carlos, o El jinete, del mexicano José Alfredo Jiménez, representaron el repertorio latinoamericano.
Es que entre los cien consultados hubo varios músicos de estas latitudes. Andrés Calamaro, por ejemplo, votó estos cinco temas: Stratocaster boogie, de Pappo’s Blues, Laura va, de Almendra, Lazy, de Deep Purple, Free bird, de Lynyrd Skynyrd y Every Time We Say Goodbye, de Chet Baker.
El uruguayo Jorge Drexler eligió en primer lugar al tema de Roberto Carlos referido, seguido de Help, ayudame, de Tony Ronald, Julia, de los Beatles, Los olímpicos, de su compatriota Jaime Roos, y El tiempo está después, del también oriental Fernando Cabrera.
Alejo Stivel, productor y ex líder de Tequila, puso en primer lugar a Like a rolling stone, de Bob Dylan (uno de los artistas más repetidos en la lista resultante), seguido de What’s going on, de Marvin Gaye, I’m only sleeping, de los Beatles, Beast of Burden, de los Rolling Stones, y Sweet Baby James, de James Taylor.
Alejandro Sanz apuntó Imagine, de Lennon, Como el agua, de Camarón, Almoraima, de Paco de Lucía, Romance de Curro el Palmo, de Serrat y Maneras de vivir, de Leño.
Sabina optó por Knocking on Heaven’s Door, de Dylan, Que te vaya bonito, de José Alfredo Jiménez, Les trompettes de la renommée, de Brassens, Construção, de Chico Buarque, y Chelsea Hotel, de Leonard Cohen.
criticadigital.com