miércoles, 25 de marzo de 2009

Descubren la relación entre la religiosidad y el apoyo social a los ataques suicidas


Los psicólogos Jeremy Ginges e Ian Hansen, de la New School for Social Research de Estados Unidos, y Ara Norenzayan, de la Universidad British Columbia, de Canadá, han estudiado la relación entre la religiosidad y los ataques suicidas. Los resultados de su investigación han aparecido bajo el título Religion and Support for Suicide Attacks (“Religión y Soporte para los Ataque Suicidas”) en la revista especializada Psychological Sience, de la Association for Psychological Science (APS) de Estados Unidos.
En dicho artículo, los científicos explican que los ataques suicidas son una forma extrema de lo que ellos llaman “altruismo parroquial”, esto es, la combinación de un acto parroquial (en este caso, el asesinato de miembros de otros grupos) con el altruismo (el suicida se sacrifica a sí mismo para ayudar a su propio grupo).
Influencia del ritual religioso colectivo
La APS señala en un comunicado, que a pesar de que la relación entre religión y apoyo popular a los ataques suicidas es a menudo un tema de debate, los estudios científicos a este respecto son raros. Los investigadores norteamericanos descubrieron en su trabajo que la relación entre la religión y el apoyo a los ataques suicidas es real, pero que no está relacionada con la devoción o la fe religiosa particular, ni siquiera con la fe religiosa en general, sino con el ritual religioso colectivo. Para la investigación se llevaron a cabo cuatro estudios en diversos contextos políticos, religiosos y culturales. En primer lugar, los científicos analizaron las actitudes religiosas de musulmanes palestinos, en aspectos cómo la frecuencia en que éstos oraban o visitaban las mezquitas. Así, descubrieron que la devoción al Islam, medida en función de la frecuencia de los rezos de cada individuo, no estaba relacionada con el apoyo a los ataques suicidas. Sin embargo, a mayor frecuencia de asistencia a la mezquita por parte de los entrevistado, mayor acuerdo de éstos con los ataques suicidas.
Seis países distintos
En segundo lugar, una encuesta realizada con estudiantes universitarios musulmanes palestinos arrojó un patrón similar: aquellos estudiantes que iban a la mezquita más de una vez al día, eran más propicios a creer que el Islam requiere de ataques suicidas, en comparación con los estudiantes que acudían a la mezquita con menor frecuencia. En tercer lugar, los científicos analizaron otros grupos religiosos. En otro experimento, realizaron encuestas telefónicas a judíos israelíes que vivían en Cisjordania y Gaza. A estas personas se les preguntó la frecuencia con que acudían a la sinagoga y, también, con que frecuencia le rezaban a Dios. Después, se les preguntó si apoyarían a los autores de ataques suicidas entre los palestinos. El análisis de las respuestas reveló que el 23% de los encuestados que más asistían a la sinagoga estaban a favor de los ataques suicidas, mientras que sólo el 6% de los encuestados que afirmaban orar más apoyaba dichos ataques. En el último experimento, los psicólogos entrevistaron a miembros de seis de las mayorías religiosas de seis países distintos: católicos mejicanos, musulmanes de Indonesia, judíos de Israel, rusos ortodoxos, protestantes británicos e hindúes de la India.
Sólo en determinados contextos
De esta forma, esperaban establecer la relación entre la asistencia a servicios religiosos y el apoyo social a actos de altruismo parroquial extremos, en contextos políticos y culturales muy diversos. Los resultados fueron parecidos a los hallados en las encuestas anteriores: el altruismo parroquial resultó relacionado con los servicios religiosos y no con la oración personal regular. Según los investigadores, este estudio indica que la devoción religiosa no está en el origen del apoyo social a los ataques suicidas u otras formas de altruismo parroquial. Sin embargo, la asistencia regular a dichos servicios religiosos sí que puede propiciar que los creyentes apoyen este tipo de actos radicales. La razón para que esto suceda, señalan los psicólogos, estaría en que los rituales y servicios religiosos crean una sensación de colectividad o de comunidad entre sus participantes, ensalzando las actitudes altruistas hacia dicha comunidad, incluso las más radicales. A pesar de estos resultados, los investigadores afirman que dicho sentimiento de colectividad, desarrollada a través de los servicios religiosos, tiene también muchos efectos positivos. Según ellos, “sólo en contextos geopolíticos particulares el altruismo parroquial se asocia con un compromiso tan fuerte como para expresarse en actos como los ataques suicidas”.
tendencias21.net