sábado, 31 de enero de 2009

Pánico, insomnio y contracturas: el efecto del crack entre los argentinos

Especialistas reportaron un aumento de casos de ataques de pánico, contracturas e inconvenientes para conciliar el sueño por la incertidumbre ante los alcances de la crisis económica mundial en el país, y afirmaron que afectan a personas de entre 35 y 40 años.
"Esto empezó con la crisis del campo y se agravó con la crisis económica mundial. Algunas personas tienen síntomas de ansiedad, dolores de cabeza, sensación de ahogo o taquicardia", dijo en declaraciones a la agencia de noticias DyN el presidente de la Asociación AYUDA y vicepresidente de la Asociación Argentina de Trastornos de Ansiedad, Daniel Bogiaizian.
El especialista sostuvo que los síntomas que presentan las personas "están vinculados con situaciones de incertidumbre" y sostuvo que "lo más notorio es la preocupación incontrolada, que las personas viven como excesiva, por la posibilidad de que la crisis económica general los pueda afectar".
"Los síntomas físicos que presentan están vinculados a procesos ansiosos y, en momentos en que la preocupación hace pico, se ven ataques de pánico, taquicardia o sensación de ahogo", explicó.Bogiaizian afirmó que "son síntomas derivados de la tensión, porque la preocupación permanente los lleva a tener contracturas, dolores de cabeza y dificultades para concentrarse en otras cosas".
"Se nota una manera obsesiva de buscar información. Están todo el tiempo conectados a internet y canales de noticias, tratando de encontrar información que calme la incertidumbre", expresó el especialista.
"Esto se da en personas que tienen una actividad comercial u ocupan puestos en una organización", sostuvo, y manifestó que "la característica principal es que se trata de personas que no tienen relación directa con decisiones que puedan evitar la crisis general".
El especialista destacó que "ninguna información o decisión que manejan estos pacientes respecto de la crisis económica puede derivar en cambios en sus vidas".
"Hay una escisión entre la información que buscan y las decisiones que pueden tomar para evitar la crisis", precisó, y dijo que "esta situación no hace más que aumentar la ansiedad".
Bogiaizian afirmó que los síntomas de ansiedad se registran "con mayor frecuencia en los hombres pero, curiosamente, tuvimos algunas pacientes mujeres que están muy pendientes de la información sobre los alcances de la crisis económica, en forma obsesiva".
"Estas personas tienen entre 35 y 40 años y la mayoría tiene trabajo", expresó.
El especialista sostuvo que la sintomatología que presentan los pacientes afectados por ansiedad "no está asociada a la posición económica o social de las personas".
Bogiaizian recomendó "evitar maniobras inútiles de búsqueda de información" para evitar la ansiedad y sostuvo que "se trata de información que carga en forma negativa a las personas, y que no la pueden manejar".
"La búsqueda obsesiva de información produce una saturación que no pueden canalizar", dijo."Estas personas tienen que evitar internet, la excesiva lectura de diarios y deben tratar de conectarse con las cosas que pueden hacer y decidir. No deben anticiparse a los acontecimientos, porque no saben que puede pasar", recomendó.
El especialista expresó que "algo que hace muy bien es confiar en los propios recursos y ayudar los demás"."Es imposible encontrar solución a un problema que todavía no tiene definición. Estas personas deben ocupar la cabeza en cosas que pueden traerles satisfacción", sugirió.
"Hay que ocuparse de los problemas cuando aparecen, no antes. Y, mientras tanto, es necesario concentrarse en lo que sí se puede hacer", sostuvo.
Bogiaizian definió la ansiedad como "un estado anticipatorio físico y psicológico, de preparación, en relación a un acontecimiento que va a requerir de nuestro esfuerzo y tiene como objetivo prevenir que ocurra algo malo. La persona se prepara para algo, por eso está ligado con la incertidumbre".
Infome: Agencia DyN
criticadigital.com