jueves, 22 de enero de 2009

Las enfermedades no afectan igual a hombres y mujeres


Por lo general, hacemos suposiciones superficiales sobre la forma diferente cómo reaccionan hombres y mujeres frente a quejas vinculadas a la salud. Se cree que las mujeres, nacidas para soportar la agonía de un parto, tienen un umbral del dolor más alto, mientras que se suele bromear por la poca tolerancia de los hombres frente a un resfrío.
Pero ¿cuántas pruebas sólidas existen sobre la disparidad como los sexos se ven afectados por la enfermedad?
Se sabe que las mujeres de muchos países tienden a vivir más que los hombres. Las mujeres visitan a sus médicos más y fuman y beben menos que los hombres. Sus hormonas las protegen además de las enfermedades cardíacas hasta la menopausia. También sabemos que algunas dolencias afectan más a los hombres que a las mujeres, y viceversa. Sin embargo, es relativamente poco lo que se sabe sobre la forma distinta como los organismos de hombres y mujeres enfrentan idénticas enfermedades.
Un estudio realizado en Finlandia abrió ahora nuevos horizontes al mostrar que las mujeres experimentan síntomas más graves de artritis reumatoidea que los hombres. Al seguir de cerca a seis mil pacientes, los investigadores vieron que las mujeres tenían más dolores, hinchazón y cansancio que los hombres, en idéntica etapa de la enfermedad.
"Es muy probable que las hormonas jueguen un importante papel en este punto" aseguró el Alan Silman, director clínico de la Campaña sobre Investigaciones de la Artritis. El estrógeno, la hormona femenina, aumenta la inflamación, lo que exacerba la dolorosa hinchazón de las articulaciones. Las diferencias entre el cuerpo de la mujer y el hombre también tienen que ver. "Los hombres tienen mayor masa muscular que las mujeres y músculos más fuertes lo que permite que el organismo funcione de forma más eficiente y reduce la tensión en las articulaciones", agregó Solman. En tanto que la distribución del peso de las mujeres es distinta a la de los hombres. En ellas hay más presión sobre las caderas y las rodillas.
Las estadísticas se invierten, de algún modo, cuando de varicela se trata. Si se la contrae en la edad adulta, puede llegar a ser peligrosa. Investigaciones publicadas en 2002 en el British Medical Journal mostraron que los hombres tienen el doble de posibilidades que las mujeres de morir de varicela.
El asma, por el otro lado, es más peligroso para las mujeres que para los hombres. Esto, una vez más, podría tener que ver con las hormonas. Hasta la pubertad, hay más varones que chicas que contraen este mal pero cuando hacen su aparición las hormonas sexuales, las chicas toman la delantera. "Hay algunas pruebas que vinculan al estrógeno y a la progesterona con la sensibilidad de las vías aéreas" recordó Elaine Vickers, de Asthma Uk, mientras que la testosterona parece surtir el efecto contrario.
TRADUCCION: Silvia S. Simonetti
Masculino/Femenino
El asma es más peligroso para las mujeres que para los hombres. Esa situación podría estar relacionada con las hormonas. Hay estudios que vinculan al estrógeno y a la progesterona con las vías aéreas. Otros estudios sugieren que las mujeres que siguen tratamientos de reemplazo hormonal tienen entre un 40 a 50% de probablidades de volverse asmáticas graves. Las mujeres también son más sensibles al dolor. Una de las explicaciones es que, cuando hay dolor, el organismo fabrica sus propios opioides (analgésicos naturales) y el estrógeno parece bajar su cantidad en el organismo.
¿Cómo hacen entonces las mujeres para enfrentar el parto?
"Las mujeres soportan mejor este dolor enorme porque es algo esperado y temporario", comentó Jane Quinlan, asesora en anestesia.
Los hombres tienen el doble de posibilidades que las mujeres de morir de varicela. Al parecer, es porque la varicela y las paperas pueden causar inflamación en los testículos. Eso reduciría la producción de esperma y dejaría secuelas.