jueves, 29 de enero de 2009

Aconsejan que los bebés no estén siempre en igual posición


La costumbre de poner a los bebés a dormir boca arriba ha disminuido los casos de muerte súbita en un 40% -la Academia de Pediatría de los Estados Unidos lo recomendó en 1992-, pero mantener a los menores de un año en esa posición durante todo el día, aunque estén despiertos, ha hecho que aparezca otro problema de menor gravedad pero fácilmente evitable. Se trata de la plagiocefalia postural, una deformidad del cráneo debida a la presión continuada sobre la cabeza por la postura del niño.
Los pediatras advierten que cada vez reciben más visitas por esta deformación y aumentan los casos de bebés que deben llevar prótesis craneal -una especie de casco para corregir la forma de la cabeza-. Hasta 1992, la prevalencia de esta deformidad era de un caso por cada 300 niños, ahora se estima que el 10% de los bebés de menos de seis meses la sufren. "Todo esto podría evitarse cambiando al niño de postura", afirman Santiago García-Tornel, jefe Clínico de Pediatría del Hospital Sant Joan de Déu, y Josep M. Costa, jefe de Neurocirugía Infantil.
El aumento de las visitas por plagiocefalia postural ha alarmado a estos dos pediatras, que recomiendan colocar al bebé boca arriba cuando duerma y boca abajo cuando esté despierto, "así, además de prevenir la deformidad del cráneo se refuerza la columna", dice Costa.
En principio, la plagiocefalia sólo causa problemas estéticos, y si no se corrige puede dar alguna complicación odontológica, pero estos dos pediatras lamentan que muchos niños tengan que llevar prótesis craneal cuando con un cambio de hábitos podría prevenirse. "El problema cada vez es más grave", advierten.
Costa afirma que en los últimos meses recibe 15 nuevos casos cada diez días. "En el año 2000 el 7,2% de las visitas de la unidad eran por plagiocefalia, pero en 2007 un 20,42% de las visitas ya eran por esta deformidad", dice este neurocirujano. Además de la costumbre de poner al niño boca arriba para dormir, Costa achaca al hecho de que cada vez se tome menos a los niños en brazos este aumento de la plagiocefalia.
Al cabo del día, pasan muchas más horas tumbados que cuando se solía tener al bebé en brazos más tiempo. Carlos Paredes, jefe de la Unidad de Neonatología del Hospital Clínico de Valencia, también afirma ver más casos desde hace unos años.