lunes, 12 de enero de 2009

Otro avance en ropa inteligente:crean una tela que no se mancha


Vestimentas que cambian de color, biquinis que advierten sobre el nivel de radiación solar al que se expone quien lo usa y hasta pijamas que alertan cuando el chico tiene fiebre. La ropa inteligente ofrece servicios además de moda y estilo. Pero, ¿será posible acercar al placard ropa que no se ensucie?.
Científicos de la Universidad de Massachusetts, en Estados Unidos, diseñaron una tela que repele líquidos. El desarrollo permitiría dar por terminada la eterna batalla contra las manchas, muchas veces tan difíciles de evitar como de quitar.
Una camisa blanca inmune a las manchas de vino tinto, un piloto de lluvia que no deja pasar ni una gota de agua o un vestido resistente al helado o salsas, todas esas prendas podrían diseñarse con el nuevo material denominado por los investigadores como "omnifóbico" (a prueba de todo líquido). El término fue especialmente acuñado para definir un tejido cuyas propiedades impide que el aceite, el agua o el alcohol penetren la superficie.
El equipo de investigación liderado por Robert Cohen, del Instituto Tecnológico de la universidad logró unir desarrollos previos sobre superficies resistentes al aceite y al agua que antes sólo se habían diseñado por separado.
La nueva tela está basada en las propiedades naturales de impermeabilidad que poseen ciertas aves. A través de la nanotecnología, se desarrolló una malla microscópica que, aplicada a la superficie de un tejido como si fuera una membrana elástica, impide el paso de las sustancias. Hasta el momento se había fabricado un material que no se moja gracias a una capa de aire aislante. El resultado es ropa que podría mantenerse bajo el agua más de dos meses y permanecer seca. Sin embargo, no es resistente a otros líquidos como el combustible.
Basados en este desarrollo y tras estudiar la resistencia natural de las plumas de patos para mojarse con agua, los investigadores lograron mediante compuestos químicos ajustar esa resistencia a la de otros líquidos. El concepto se basa en que las gotas rueden por la superficie sin atravesarla.
Si bien el desarrollo de materiales "omnifóbicos" tiene objetivos de aplicación industrial, como el de recubrir superficies expuestas a sustancias contaminantes, su fragilidad lo hace compatible para el diseño textil, aseguran los investigadores. Por eso no se descarta que lleguen al placard en cualquier momento y les sume un valor agregado a ese vestido o ese traje que, con tanto recelo, protegemos de las manchas.
Ya existe el paraguas que no se moja
Los adelantos científicos no sólo llegarían a los vestidos y trajes. También se harán visibles en los accesorios. Un ejemplo:el paraguas. En suiza crearon un modelo que prácticamente no se moja aunque lo haya atravesado un terrible aguacero. No es necesario dejarlo escurrir luego de una lluvia: con tan sólo sacudirlo una vez, el paraguas NanoNuno, permanece completamente seco. Desarrollado mediante nanotecnología, investigadores suizos lo fabricaron con un tejido absolutamente impermeable al agua. La tela, que casi no tiene superficie, está basada en las propiedades naturales de la flor del Loto, una planta que vive en contacto con el agua.
¿Adiós a los quitamanchas?
Tejido omnifóbico. Así bautizaron los investigadores a esta tela que imita las propiedades que poseen, por ejemplo, las plumas del pato, que tienden a repeler líquidos.
Antecedentes
La ropa considerada inteligente –por su valor agregado en tejidos y funciones– avanza gracias a la nanotecnología, que permite darle particularidades especiales a distintos tejidos.
Entre sus logros más impactantes se encuentran los trajes de vestir anti-balas, las telas que cambian de color y la ropa de bebé con sensores que pueden advertir a los padres sobre muerte súbita.