domingo, 11 de enero de 2009

El violador serial estudia a su presa y da el zarpazo


Victoria Russo LA NACION
Durante tres meses, la psicosis y el miedo se adueñaron de Recoleta, especialmente, de la zona conocida como Barrio Norte. Un violador serial atacó a mujeres en las puertas de los edificios. Se cree que otro es el responsable de abusos cometidos en comercios. El miércoles pasado, la Policía Federal detuvo a Ulises Velázquez, el presunto autor de varios de esos ataques sexuales.
¿Cuál es el perfil de un violador y, aún más, de uno serial?
Según coincidieron especialistas consultados por LA NACION "son seres con personalidades psicópatas, irrecuperables y reincidentes".
La fachada de los violadores seriales -dicen- es corriente a los ojos de su entorno. Tienen aspecto corriente, son de cualquier nivel socioeconómico y cultural. Muchos están casados y mantienen perfil bajo.
"El violador sexual no es un enfermo mental. Es consciente del hecho y puede controlar sus acciones. Estudia a su presa y da el zarpazo en el momento adecuado para no ser capturado", explicó el psiquiatra Hugo Marietán. El especialista precisó: "Se lo debe vigilar, porque es reincidente".
El médico legista y psiquiatra Luis Alberto Kvitko dijo: "El violador serial nace psicópata y es irrecuperable. Tampoco hay tratamiento efectivo para su comportamiento, ni manera de controlarlo. Es muy probable que una vez que comete una serie de hechos se llame al silencio, hasta que vuelva a violar".
Para muchos especialistas, un violador no está obsesionado con el sexo, sino que tiene la necesidad de sentir poder físico y psicológico sobre otros. "Este tipo de individuos muchas veces utilizan el sexo como una especie de pasaporte a la dominación, a la apropiación de lugares, personas y cosas. Les importa la humillación a la que someten a la víctima, porque la cosifican", dijo el profesor en criminología Raúl Torre.
Los expertos concuerdan en que no es condición para convertirse en violador haber sufrido abusos sexuales, psicológicos o físicos en algún momento de la vida de la persona.
Hay ciertas características constitutivas que hacen que un violador sea serial. "La repetición de la violación y el modus operandi con el que la realiza, como la forma, el lugar o el arma que utilizan, son mecanismos que respeta el violador serial", explicó Marietán.
Competencia por contagio
Torre dijo que el fenómeno de dos o más abusadores que atacan en una misma zona y al mismo tiempo tiene explicación, pues "el perfil geográfico muchas veces opera como una suerte de contagio para otros criminales de la misma naturaleza. Les genera competencia".
Sin embargo, no todos los violadores son seriales. Según Torre, existen aquellos que realizan el denominado utilitarismo criminal. "El delincuente que posea una personalidad antisocial puede violar circunstancialmente, sin que sea su objetivo principal." El doctor Kvitko dijo que "este tipo de violador puede ser reincidentes o no".
Todos coincidieron en que las secuelas de las víctimas son irremediables. "El trauma puede ser más o menos adaptado a la vida de la victima, pero la secuela es permanente", dijo Marietán.
El delito de violación en el Código Penal tiene una pena máxima de 50 años si se suman varias condenas, y no contempla la prisión perpetua.
"Habría que reeducar a los jueces y a los legisladores para que sepan cómo se manejan estos casos y no debe ser dejada en libertad una persona irrecuperable, sabiendo que va a reincidir", opinó Kvitko.
Marietán dijo: "Se le debe avisar a la comunidad que está conviviendo con un violador para que tenga la posibilidad de cuidar a sus seres queridos".
Ayer, el abogado de Velázquez, Rubén Di Rado, dijo que su defendido "no ha tenido en cuenta la criminalidad de los hechos". El letrado adelantó que buscará que Velázquez, de 27 años, sea declarado inimputable.
Di Rado sostuvo que su cliente, que había estado preso en la unidad penitenciaria del Hospital Borda, en 2004 por abusar de una menor, "quería seguir internado, pero la Justicia lo liberó bajo tratamiento", dijo en declaraciones a radio Mitre.