jueves, 22 de enero de 2009

Una polémica canción dice que la homosexualidad tiene "cura"


Gay no se nace: se hace. Esta es la hipótesis que sostiene una canción que será presentada el mes próximo en Italia en el popular festival de la canción de San Remo, si es que las organizaciones que ya levantaron la voz en protesta así lo permiten.
La canción "Luca era gay" define a la homosexualidad como algo que se puede curar. La compuso el cantautor Giuseppe Povia, y dijo haber sido inspirado en Luca di Tolve, un muchacho que habla hoy de su historia en el diario "Il Giornale"."Mis padres se separaron cuando yo era pequeño y mi papá se fue de casa. Me quedé solo en un ambiente femenino, jugaba con las muñecas. Se equivoca quien cree que gay se nace. Te enamoras de un hombre porque eso es lo que habrías querido ser", afirma Di Tolve, inspirador de la canción que interpretará Povia. "Los homosexuales viven un frenético nomadismo sentimental. Es comprensible: como cualquier otro, busca algo diferente de sí mismo. Si en el otro encuentra sólo algo parecido, la relación no puede más que ser efímera y compulsiva. No puede existir estabilidad y fidelidad en el mundo gay", sostiene. Según cuenta, después de años conoció a una mujer, Teresa. "Para mí ha sido un milagro. Durante una peregrinación conocí a Teresa y después de un año de novios, nos casamos".
Las organizaciones de gays y lesbianas no creen en esta historia y dicen que Tovia es un propagandista del grupo de terapias reparadoras fundado por el psicólogo estadounidense Joseph Nicolosi, y señalan que está "convencido de que la homosexualidad debe ser curada y que la relación amorosa entre dos hombres es efímera", según la organización Arcigay, que prepara acciones contra la presencia de Povia en el Festival de San Remo, el mismo que hace ya 12 años condujo la modelo argentina Valeria Mazza.

Un debate que lleva demasiado tiempo
"Al decir 'la homosexualidad se cura', se presupone que es una enfermedad. Y ningún científico serio puede sostener esto. No es serio y es un debate viejo, de por lo menos 20 años atrás", dice César Cigliutti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina.
Pero más de un científico ha buscado el vínculo entre condicionamiento biológico y sexualidad. En 2006 el psicólogo canadiense Anthony Bogaert aseguró, basado en un estudio en 905 hombres y sus hermanos, que a más cantidad de hermanos mayores hombres, más posibilidad de ser gay. No pudo explicar por qué sucedería esto. Antes, en 1999, científicos canadienses señalaron que no existe el gen gay, o sea, la orientación no estaría determinada por razones genéticas.
Para el papa Benedicto XVI, no hay elección posible. "No es el hombre que decide, es Dios el que decide quién es varón y quién es mujer". Lo dijo en su discurso de fin de año, en el que puso a la homosexualidad como un problema a la altura del calentamiento del planeta.
Cigliutti tiene otra mirada: "Nosotros sostenemos que cualquiera tiene la libertad de tener la orientación sexual que desea, en el momento que lo desea. Si uno vive mal su orientación sexual es por la homofobia. En cuanto a si genes sí o genes no, en la CHA hemos resuelto políticamente no meternos en ese debate. Si es social, cultural o biológica o todo eso, lo es también para la heterosexualidad. No cambia nada".