martes, 13 de enero de 2009

Martes 13: ¿Aún tiene vigencia el no te cases ni te embarques?


Karen Espinoza y Matías García tenían previsto casarse este martes 13. Adelantaron un día la fecha por una súplica masiva de familiares y amigos. "¡Nadie me dejó casarme el martes 13!", decía ayer, después de dar el sí en el Registro Civil de Uruguay al 700. Mientras tanto, en la sede central del registro, nadie osó casarse hoy.
"No te cases ni te embarques", recordaba Susana Gentili, la mamá del novio, con una sonrisa amplia. "Se querían casar un martes 13: ¡están locos!". Aunque al instante retrucaba con una experiencia personal: "No me casé un martes 13 y me fue mal; así es que no hay garantías de nada".
Para una de las tías de la novia, Carmen Espinoza, la suerte no existe. "Si nos va bien o mal depende de nosotros, no de la suerte", decía y le arreglaba el tocado a su sobrina. "Les va a ir muy bien de todas formas", agregaba.
Mientras tanto, en Buquebús la mayoría de los consultados por lanacion.com dijo no ser supersticioso. Más bien, la mayoría decidía embarcarse hacia un destino turístico.
Según comentaron, muy pocos son los que admitían adherir a
creencias fatídicas que sobreviven como romper un espejo (siete años de desgracias), pasar por debajo de una escalera (mala suerte), cruzarse a un gato negro o derramar la sal (mala suerte o pelea), entre otras.
Muy práctica, la marplatense Evangelina, en la cola de pasajeros que la llevaría a Uruguay, decía: "¿Por qué retrasar el viaje? Mientras antes llegue a donde tenga que llegar, mejor".
Otros, como Armando, en cambio apeló a la tradicional: "No te cases ni te embarques", y comentó que sacaba pasajes para viajar el viernes. ¿Para qué tentar la mala suerte?, se despedía.