viernes, 9 de enero de 2009

Insólita campaña de publicidad atea en los colectivos de Londres


Los europeos han encontrado un modo muy civilizado de hacerse la guerra de religiones. "Probablemente no hay dios, así que deja de preocuparte y disfruta de la vida". Es el eslogan que defiende el ateísmo en 800 colectivos de Londres, con un éxito rotundo, un fuerte debate y que ya empieza a exportarse, principalmente a España.
Los ciudadanos de Barcelona ya han podido ver en circulación algún vehículo de transporte público con mensajes semejantes y la iniciativa pronto se extenderá a Madrid. Además, en la capital española tendrá su contrapartida: otra campaña financiada por grupos cristianos que aseguran la existencia de dios y la posibilidad de disfrutar la vida con él. Hace casi dos meses que un micro con ese eslogan recorre la región de Madrid.
En Australia se prohibió una campaña similar con un eslogan más sutil y a la vez tentador: "Ateísmo: dormir las mañanas de los domingos".
Pero en el Reino Unido es donde mejor se lo han tomado e incluso la Iglesia Metodista dijo que le parecía bien porque animaba a debatir sobre dios.
Los organizadores de la campaña londinense, que esperaban recaudar 8.000 libras para empezarla, reunieron 150.000 en sólo cuatro días y ya van por más de 200.000. Con lo recaudado, ampliarán el alcance de la campaña colgando 1.000 carteles la próxima semana en los subtes de la capital británica, con frases pro-ateístas de personajes célebres como Emily Dickinson, Albert Einstein o Katherine Hepburn.
Todas estas campañas están financiadas con contribuciones voluntarias de ciudadanos y su origen está en el periodista del diario The Guardian, Ariane Sherine, a quien se le ocurrió después de leer en una web cristiana que los ateos tenían como destino "pasar la eternidad en el infierno y ardiendo en un lago de fuego".
La campaña británica no ha tenido grandes problemas de censura y sólo se ha visto obligada a incluir la palabra "probablemente" para ser acorde a las normas que regulan la publicidad en el Reino Unido, aunque los organizadores hubieras preferido excluirla para evitar que se les confunda con agnósticos y se menoscabe su convicción atea, según explicó a Reuters Tim Bleakley, director de la compañía publicitaria encargada de gestionar la campaña en el sistema de transportes londinense.
Londres vio el nacimiento de la iniciativa, pero Madrid se podría convertir en su apogeo por las previsibles protestas de sectores religiosos y porque las líneas de colectivos urbanos son de propiedad municipal y tanto el Ayuntamiento como el Gobierno regional madrileños están gobernados por dos de los más pujantes líderes del Partido Popular, ambos católicos confesos. Aunque la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, ya dijo, al respecto, que "vivimos en un país libre" y el Ayuntamiento ha delegado la responsabilidad en la empresa que gestiona la publicidad de los autocares.