jueves, 22 de enero de 2009

Mellizas, en blanco y negro, por segunda vez


Cuando se enteró que de iba a ser padre de mellizas por segunda vez, Dean Durrant, un británico negro de 37 años fue corriendo a una casa de apuestas, ¿el objejivo? Apostar a que otra vez iban a ser de diferente raza, como sucedió hace siete años, cuando su mujer (pelirroja y de ojos azules) dio a luz a las pequeñas Hayleigh (negra) y Lauren (blanca). La empresa de apuestas británica William Hill rechazó la oferta al argumentar que no existe un índice de probabilidades que pueda determinar la posibilidad de que se repita el caso y fijar una suma de dinero. Menos mal, porque hubiera perdido.
El 2 de enero pasado, al sur de Inglaterra, Alison Durrant, de 27 años, dio a luz a las mellizas Miya de color negro y Leah, blanca, por cesárea luego de 37 semanas de gestación, en el Frimley Park Hospital de Surrey. La intuición paterna no falló, pero no dejó de causarle sorpresa a la propia madre: "Me quedé dura cuando me enteré de que estaba de nuevo embarazada de mellizas", contó Alison a los medios. "Pero ni por un momento se me pasó por la cabeza que pudiera pasarme lo mismo que la última vez. Pensé que tendríamos dos del mismo color y ni siquiera pensé que volveríamos a tener gemelas", dijo Alison, quien reconoció estar todavía "en shock".
Cuando las mellizas nacieron tuvieron que ser internadas en terapia intensiva porque tenían problemas respiratorios. Recién cinco días después, los padres se dieron cuenta de que la historia volvía a repetirse, cuando las pequeñas se recuperaron y por fin las tuvieron en sus brazos, una al lado de la otra. Los casos de mellizos en general suelen ser poco comunes: la probabilidad es de 1 en 80 casos, es decir un 0,6%. Cuando ya existen antecedentes de mellizos en una pareja, el porcentaje de que se vuelva a repetir se eleva a un 5%. De todos modos, no hay un índice para medir las probabilidades cuando se trata de casos en los que son de distinta raza, menos aún de que se repitan con los mismos padres.
Según los expertos británicos, había una probabilidad de uno en un millón de que los Durrant tuvieran dos parejas de mellizas de diferente raza. Esta no es la primera vez que se da este extraño caso. En junio de 2008, un matrimonio alemán tuvo mellizos de distinto color. El padre de Leo y Ryan, es un alemán y la madre es originaria de Ghana. Además, el 25 de octubre de 2006, nacieron Layton y Kaydon, dos hermanos gemelos de distinto color. En esa ocasión el nacimiento tuvo lugar también en Reino Unido.