sábado, 24 de enero de 2009

A la hora de la iniciación, pesa más el alcohol que las vacaciones


Evangelina Himitian
LA NACION
No hay relación directa entre las vacaciones y la iniciación sexual. Antes, el tiempo que los adolescentes pasen en la playa con amigos será una continuación del tipo de comportamiento que llevan en casa. Esa es la principal conclusión a la que arribaron especialistas en sexualidad adolescente consultados por LA NACION. Pero hay un dato que resulta preocupante: no se trata sólo de las compañías, sino de lo que se toma...
"Según un estudio del Hospital Clínicas, el 50 por ciento de las chicas y el 70 por ciento de los chicos tienen su primera relación sexual bajo los efectos del alcohol", dice Andrea Gómez, psicóloga especializada en sexualidad adolescente, del Centro Latinoamericano Salud y Mujer (Celsam).
Dice Gómez que durante los meses de verano se incrementan las consultas que reciben al 0800-888 235726, en el que desde el Celsam brindan información y orientación sobre sexualidad; en especial, las consultas llegan desde los destinos turísticos.
"La mayoría de las veces nos llaman al día siguiente de una relación sexual para preguntar qué pueden hacer ya que no se cuidaron ni del sida ni de un embarazo", explica Gómez.
Según los números con que cuentan los especialistas, el inicio sexual de los adolescentes argentinos se da entre los 14 y los 15 años, y el 80 por ciento no se cuidó en su "primera vez". Un tercio de ellos no habla con sus padres sobre temas sexuales.
"No hay un estudio que diga que las vacaciones son el momento de iniciación sexual. Sin embargo, el adolescente tiene más contacto con los pares, más tiempo libre y menos control de los padres. Los chicos dicen que «pasan cosas». Hay más oportunidades. De todos modos, depende del autocontrol que el adolescente haya construido en el seno de su familia. Si ha incorporado mecanismos de cuidado, no se va a desbordar cuando esté solo", explica la ginecóloga Alicia Figueroa, también del Celsam.
"Lo que muchas veces ocurre cuando un adolescente anuncia que quiere irse de vacaciones solo es que los padres temen que allí se inicie sexualmente. En muchos de los casos, los padres no se percataron de que los chicos ya mantienen relaciones desde hace tiempo", apunta Gómez.
Según un estudio del Celsam, el 70 por ciento de los adolescentes no usa un método anticonceptivo en forma regular. "Ellas no los llevan consigo para no ser consideradas «fáciles». Y ellos no llevan más de uno para no parecer «desesperados». Igualmente, si la situación se da, no van a dejar de tener relaciones sexuales si no tienen preservativo", detalla Figueroa.
Rosa Petronacci, psicoanalista, especialista en niños y adolescentes y miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), sostiene: "El viaje con amigos no es sinónimo de iniciación sexual. Sin embargo, cuando los chicos se quedan sin un referente adulto, el riesgo más grande es el descontrol. El exceso de bebidas y drogas puede llevar al chico a situaciones de desinhibición y muchas veces, bajo estos efectos, no se cuidan; ése es un riesgo muy grande", asegura.
La voz de los padres
Adrián Dall Asta, director ejecutivo de la Fundación Proyecto Padres, que durante el verano realiza acciones educativas sobre el consumo del alcohol en playas bonaerenses, explica: "El foco del trabajo que hacemos es ver qué se entiende por diversión. Hoy, para los jóvenes diversión es estar solos, lejos de la familia, y tomar alcohol. Muchas iniciaciones sexuales comienzan en este contexto. Es duro cuando les decimos que esto les pasa a sus hijos; los padres cierran los ojos y no quieren ver".
Según el estudio del Celsam, un tercio de los padres aborda el tema de la sexualidad de forma natural con sus hijos. "Otro tercio «baja línea»: sientan al hijo y le explican su punto de vista. El resto no sabe cómo abordar el tema, y no lo hace", explica Figueroa.
Los especialistas recomiendan que los padres hablen siempre con los hijos del tema, antes de que los chicos se vayan de vacaciones solos y no sólo en ese momento.