jueves, 1 de enero de 2009

El 40% de las personas que viven en la calle es adicta a drogas o alcohol


Cuatro de cada diez personas que viven en las calles de la ciudad de Buenos Aires es adicta a las drogas o el alcohol, reveló hoy un informe de la organización humanitaria Médicos del Mundo Argentina. El estudio que fue presentado en una conferencia de prensa en la plaza 1º de Mayo, en el centro porteño, se denomina "Salud en la Calle" y refleja las conclusiones de un año de trabajo con chicos y adultos en situación de calle de la Ciudad.
El informe que tuvo en cuenta la atención sanitaria en forma directa de 879 personas y el seguimiento de 362 casos, puntualizó que el 40,1% de la gente en situación de calle padece adicciones, como el alcoholismo y las drogas. En tanto, el 56% se siente discriminada por los servicios públicos de salud.
La organización consideró como personas en situación de calle a las que viven en la vía pública, habitan casas ocupadas, recicladorescartoneros y chicos de la calle. El relevamiento señaló que el 33% no tienen DNI, lo cual les dificulta ser atendido en hospitales y centros de Salud.
Gonzalo Basile, presidente de Médicos del Mundo Argentina, sostuvo que "las personas en situación de calle son la población más vulnerable y que están en situación de exclusión social crónica de la ciudad" y agregó: "Tienen menos posibilidades de acceso a la salud pública por diferentes barreras y problemas sociales, culturales y económicos, como hasta de discriminación para vincularse con el sistema público local".
El estudio índicó también que el 90% de los profesionales de la salud de los hospitales entrevistados plantean no tener acciones ni estrategias de respuestas para estos chicos y adultos, ni salir a atenderlos puertas afuera de la institución hospitalaria.
Los problemas de salud y enfermedad prevalentes en este grupo poblacional continúan siendo las afecciones respiratorias en un 15%, piel y dermatológicas en un 18%, las musco-esqueléticas en un 15% y el 8% padece distintas heridas. Basile opinó que "lo más grave de todo es que a estas personas que son consideradas objetos obviamente excluidos de todo derecho, a su vez se las busca invisibilizar mediante acciones de represión y maltrato. En ese sentido, se preguntó "¿qué le pasa a una sociedad y un Estado que naturaliza como parte de su paisaje cotidiano que miles de chicos, adultos e, incluso, ancianos vivan y mueran en las calles de una gran ciudad como Buenos Aires?".
El titular de la organización indicó que "la respuesta en términos presupuestarios es insignificante y lo que se necesita es un shock de fondos públicos para incrementar servicios públicos sociales y sanitarios, que puedan abordar esta situación en toda su complejidad".
"Desde Médicos del Mundo creemos que la salud es un derecho humano esencial y por eso seguimos trabajando en un proyecto con una unidad móvil que da atención básica y acciones de prevención y promoción de la salud a la gente en situación de calle", dijo Basile.