domingo, 21 de noviembre de 2010

Cuando el pelo es un indicador de nuestra salud

El pelo de nuestro cuerpo habla: nos dice cómo comemos, qué respiramos, qué bebemos, qué cremas usamos y hasta nos advierte sobre futuras enfermedades. Es, por caso, un indicador de cómo está funcionando nuestro organismo, y hasta da detalles de lo que hemos ingerido o inhalado entre seis meses y un año atrás.

Así lo asegura a Perfil.com la médica clínica María Alejandra Rodríguez Zía, especialista en Endocrinología de la UBA. "Todo lo que comemos, respiramos o nos colocamos en la piel puede llegar al cabello a través de la sangre", dice. Es por eso que analizar el cabello o el pelo de cualquier parte del cuerpo permite "interpretar por excesos o por carencias de algunas sustancias (como los minerales y metales tóxicos) qué patología podría tener la persona en el futuro".

"En promedio una persona tiene 100.000 pelos en la cabeza. El 10% se encuentra en reposo y el 90% en etapa de crecimiento, crece 0,2 milímetros por día; o sea, 1 centímetro por mes como máximo. Esto ocurre bajo la piel. La sangre le llega a esas células con todo lo bueno y lo malo que entró en el cuerpo. Todo lo que comemos, respiramos o nos colocamos en la piel puede llegar al cabello. Una vez que el pelo comienza a salir al exterior, se endurece y fija los elementos concentrados. Lo mismo que puede ocurrir en otros órganos del cuerpo", destaca la especialista para explicar por qué el pelo es un indicador de nuestra salud.

Y señala, además, que el cabello está formado por el 80% de proteínas -sustancias que las comemos en la carne, en las legumbres, en los lácteos y en la clara del huevo-, el 15% de agua y el 5% de minerales. "Las proteínas que comemos y el agua que tomamos recorren nuestro cuerpo y se queda en diferentes órganos por ser muy utilizadas. También los minerales y metales recorren todo el organismo llegando al cabello".

Por eso es que pueden analizarlo para detectar posibles patologías futuras. "El análisis consiste en medir cuánto zinc, cobre, cloro, sodio, potasio, magnesio, etc., hay en el cabello", señala Rodríguez Zía. Y agrega: "Al ver los resultados, el médico puede interpretar por excesos o por carencias de determinadas sustancias qué patología pueden desarrollarse más adelante".

Este análisis permite ver qué pasó con lo que una persona comió, respiró, bebió y hasta qué cremas usó entre 6 meses y un año antes, pero sólo sirve para detectar metales y minerales "porque son los que quedan fijos en pelo y en otros órganos", destaca Rodríguez Zía. Y añade: "Otras moléculas, en cambio, como los azúcares, las proteínas y las grasas no quedan fijos porque son utilizados y removidos con mayor rapidez de nuestro organismo".

La prevención de enfermedades. La calidad de cabello, por tanto, parece estar relacionada con la de los alimentos que consumimos y con los tóxicos que ingresan a nuestro organismo. Por ello, un análisis del pelo permitiría la prevención de futuras enfermedades.

"Las alteraciones de la memoria se relacionan con tener selenio, cromo, y litio bajos por falta de estos en la comida y también con tener aluminio, hierro y cadmio altos, que llegaron a nuestro cerebro a través del cigarrillo, de la carne y de los aerosoles. También se relaciona con tener dosis altas de plomo que lo inhalamos en las ciudades con alto nivel de vehículos y con mercurio elevado. Estas intoxicaciones nos van llevando con los años a la aparición de demencia senil", ejemplificó Rodríguez Zía.

"La artrosis
se produce por falta de selenio y exceso de cadmio. La calvicie, además de los estados hormonales, se relaciona con la falta de zinc y selenio en la dieta, y con el exceso de cadmio por la contaminación ambiental. La ansiedad, se relaciona con falta de magnesio y con intoxicación con plomo de aluminio que entra a través del aire. El síndrome de pánico, se relaciona con falta de litio y con elevada intoxicación por plomo aluminio y manganeso. El insomnio, se relaciona con plomo elevado y magnesio y calcio bajos. El cáncer, se relaciona con déficit de zinc, selenio y manganeso", apuntó Rodríguez Zía.
perfil.com