domingo, 19 de octubre de 2008

¿Por qué se celebra el Día de la Madre en el mundo?

Si bien muchos dicen que "día de la madre es todos los días", la festividad tiene un origen milenario y una historia del siglo XX que selló los festejos
Las primeras fiestas se realizaron en la Antigua Grecia para agasajar a Rhea, madre de los dioses Neptuno, Júpiter y Plutón. La celebración se conocía como La Hilaria y tenía lugar el 15 de marzo en el templo de Cibeles.
Muchos siglos más tarde, en el XVII, Inglaterra comenzó a festejar el llamado "Domingo de las Madres", en el que los niños debían regresar a casa después de misa con regalos para sus progenitoras. Era una jornada no laborable pero paga, para que los trabajadores pudiesen viajar a visitarlas.
En los Estados Unidos, Julia Ward Howe, autora del Himno de la batalla de la República, propuso el 8 de diciembre -fiesta de la Inmaculada Concepción en el santoral católico- como fecha para honrar la paz. Durante varios años, se realizaron encuentros en las ciudades de Boston y Massachussetts.
Luego, en 1905, una joven norteamericana llamada Anna Jarvis sufrió la muerte de su madre, Anna Reeves Jarvis, una activista comunitaria de Virginia Oriental que en 1858 organizó a un grupo de mujeres para trabajar en mejora de la sanidad pública en las comunidades apalaches durante la Guerra Civil. Impulsada por la figura materna, comenzó a enviar cartas a políticos, abogados y otras personas influyentes de su país para que declararan como Día de la Madre el segundo domingo de mayo, fecha cercana al aniversario del fallecimiento de Reeves Jarvis.
Si bien lo logró en 1914, cuando el Congreso declaró ese día "fiesta nacional", a partir de 1923 comenzó a militar en contra de la celebración que ella misma había creado, por el tono mercantilista que había adquirido. Pero no tuvo ninguna respuesta a sus pedidos.
En la mayoría de los países del mundo, el Día de la Madre se festeja en el mes de mayo. En algunos otros, como Panamá, se toma como fecha de recuerdo el 8 de diciembre.
La Argentina es el único sitio en el que se festeja el tercer domingo de octubre.