lunes, 15 de febrero de 2010

En el Carnaval de Río hace más calor que en el desierto del Sahara

Desde Río de Janeiro
Millones de brasileños y de turistas se echaron a los brazos del “Rey Momo” a partir de ayer en Brasil, en un Carnaval marcado por altas temperaturas que contribuirán a caldear el ambiente festivo.
Luego del Carnaval de 2009, que logró esquivar el grueso de la crisis económica global que estalló en 2008, este año los brasileños aprovecharán para celebrar con algo más de desahogo en sus bolsillos, gracias al repunte de la economía del gigante sudamericano.
La única molestia común es el intenso calor, bien por encima del promedio normal y en algunos lugares con marcas récord, lo que hará sudar mucho más a los juerguistas y llenará los bolsos de los vendedores de bebidas. Es que Río de Janeiro sufre, en los últimos días, con las temperaturas más altas de los últimos 50 años. Las marcas entre 40 y 45 grados celsius eran más insoportables aún ya que, debido a la alta humedad, la sensación térmica corporal superaba los 50 grados, más que en el desierto del Sahara, según los meteorólogos.
El clímax del Carnaval llegará entre mañana y el lunes en el Sambódromo y contará con el paso de las fastuosas escuelas de samba, que se presentarán antes más de 120 mil espectadores. La fiesta empezó ayer con la entrega de las llaves de la ciudad al “Rey Momo”, por parte del alcalde Eduardo Paes.
Más de 10 mil policías serán movilizados en Río, ciudad que sufre la violencia endémica urbana. Por la avenida Marquês de Sapucaí, que lleva a la Plaza de la Apoteósis diseñada por el célebre arquitecto Oscar Niemeyer –uno de los creadores de Brasilia–, desfilarán las 12 escuelas de la élite carnavalera local. También harán su fiesta cientos de blocos de rua, grupos callejeros que volvieron a estar de moda.

diarioperfil.com.ar