sábado, 20 de febrero de 2010

Dos estadounidenses diestros hacen historietas con la mano izquierda

Cuando el hastío laboral va en aumento, hay quienes cortan con la rutina haciendo cosas personales a escondidas o aceptando los recreos que ofrece el propio sistema de trabajo. Ideas hay muchas: prepararse un rico té importado si el café de máquina ya produce hartazgo, leer todos los power points que llegan a la casilla de e-mail conteniendo máximas acerca de cómo ser buenas personas en la vida (con música new age de fondo), o participar de una clase de office gym organizada por el área de Recursos Humanos. A dos estadounidenses, Drew Mokris y Justin Boyd, se les ocurrió algo mejor: dibujar comics con la mano izquierda siendo diestros. Pero lo que empezó como hobby secreto terminó en proyecto formal con la creación de www.lefthandedtoons.com.
Mokris y Boyd se conocieron en la Universidad de Michigan, donde estudiaron Ingeniería de Software. "Comencé a hacer comics porque estaba realmente aburrido en el trabajo y necesitaba una vía para descargar mi lado menos serio, más infantil y ridículo", cuenta Boyd. Como su máximo deseo era crear un website de comics, le pidió ayuda a su amigo, que ya tenía experiencia en hacer animaciones y subirlas a Internet, para que los redibujara. "La forma en que Justin dibujaba era muy simple y encantadora", afirma Mokris. Y agrega: "El me sugirió hacerlos con la mano izquierda para que continuaran simples y desprolijos. Y de golpe sentimos que era un buen concepto para armar todo un sitio".
Así, desde enero de 2007 suben un comic por día a pesar de la distancia: Mokris vive en Connecticut y Boyd, en Michigan. Y aunque parecería que lo único que pueden hacer juntos es montones de ilustraciones con viñetas realizadas al estilo chico-de-4 años, cada cual se las ingenia para plasmar una marca personal. Según Mokris, "los dibujos de Justin son muy directos y concisos, tienen un encanto que realmente complementa sus pensamientos graciosos". Para Boyd: "Drew es el que dibuja en serio, así que sus comics se ven mejores. Somos parecidos porque tenemos un sentido del humor que tira hacia lo ridículo, pero somos ridículos en formas diferentes".
Trabajo incómodo
Para inspirarse, vale todo. Mokris toma nota de los comentarios graciosos de sus amigos o de imágenes bizarras que se le vienen a la mente cuando se levanta por la mañana. Lo mismo hace Boyd, que siempre tiene sobre su escritorio del trabajo un papel en blanco para dejar asentadas sus ideas. El resultado: una serie de tiras que combinan un arte sencillo, sin ambición técnica, con pensamiento profundo, lleno de humor. En una breve pasada por el website (que está en inglés) pueden verse, entre otros personajes, a un caballo pintando un rayo en la cara de David Bowie (imagen de portada del disco Aladdin Sane), dos monigotes viendo a otro resbalarse en un charco durante 40 minutos, un dinosaurio que se para como canguro y lleva los pulgares arriba, una chica que se pregunta por qué un bebe usa peluca, y mucho más.
No es nada fácil dibujar y escribir con la mano izquierda siendo diestro. Por más que se lleve años intentándolo, la habilidad puede mejorar, pero jamás será del todo óptima. Imponerse una restricción como incentivo a la creatividad: de eso se trata. Boyd asegura: "Dibujar como zurdo nunca va a ser tan cómodo. Lo más difícil son las palabras y las líneas rectas". O tal vez lo más dificultoso sea resistir la tentación de hacer trampa, "Sólo una vez escribí algo con la diestra, confiesa Mokris. Eso fue al principio y me disculpé en seguida. ¡Nunca más!"
El website es todo un éxito: recibe más de 30.000 visitas diarias. Esto los impulsó a publicar un libro de 200 páginas llamado A dose of awkward (Una dosis de torpeza), con una selección de sus creaciones favoritas. Se consigue vía Amazon o en el propio portal de Left-Handed Toons.
De cómo una actividad como forma de escape puede transformarse en una obra arraigada. El secreto es no perder el entusiasmo y las ganas de divertirse, aun en los ratos de estrés.
Melina V. Dorfman
lanacion.com