domingo, 28 de febrero de 2010

Campaña polémica incluso antes de existir

La campaña antitabaco que dio la vuelta al mundo no existía. Todo comenzó el martes, 23 de febrero, cuando la publicación 'Parisien' mostró dos fotos que juegan a la provación de presentar a jóvenes fumadores en rodillas delante de adultos, en una posición con claras connotaciones sexuales; es decir, comparando la adicción a la cajetilla a practicar una felación forzosamente.
Esta campaña marcada por el escándalo rápidamente se extiende por toda Francia, desde la cadena TF1 hasta France 5, de Canal + a Frane Inter. Pronto, llega a otros países, como España, salta el Atlántico ('The New York Times', por ejemplo, recoge la polémica) y se hacen hecho en cualquier confín del planeta (el canal del partido comunista chino, la CCTV, también ha mostrado las escenas).
Sin embargo, tal y como ha contado la edición digital de 'Le Monde', nadie ha visto esa campaña, ni en vallas ni en 'banners', ni en ninguna otra forma publicitaria: los periodistas y los blogueros, simplemente, recibieron un correo de la agencia publicitaria BDDP en el que se avanzaba el lanzamiento de una campaña con los jóvenes como 'target' y la dieron a conocer gratuitamente motivados por su vocación.
A partir de ahí, gracias al
impacto que provocan las fotos, corrieron como la pólvora por la Red. La campaña no había sido lanzada y ya varios reporteros ya habían pedido cuentas a la Autoridad de regulación profesional de la publicidad (ARPP).
Éstos han confesado. "No había campaña de publicidad. La agencia nos dijo que se trataba de hecho de 15.000 tarjetas distribuidas en los clubes de noche y los bares en Ile-de-France", ha afirmado José Besnaïnou, director general del ARPP.
Por si acaso, habiendo protestado incluso Nadine Morano, el secretario de Estado de la familia, la ARPP ordenó el pasado viernes "el cese inmediato de la campaña".
En origen no existía, pero después del revuelo se puede decir que sí, aunque gracias al impacto de esas imágenes en los medios de comunicación. Todas las expectativas ya estaban perfectamente superadas en el momento en el que por fin, ese mismo viernes, se vieron las fotos en las revistas 'Choc' y 'Entrevuees', tal y como recuerda 'Le Monde'. El trabajo ya estaba hecho antes, y sin pagar un euro.

elmundo.es