domingo, 14 de febrero de 2010

La búsqueda del amor perfecto en la Red

Por Natasha Singer The New York Times
Si hallar el verdadero amor fuera una ciencia exacta, no necesitaríamos celestinas, bares para solteros o solteras o, por supuesto, servicios
de citas online .
Al igual que quienes buscan trabajo y hacen el test de personalidad Myers-Briggs como ayuda para elegir la profesión adecuada, simplemente haríamos un test sobre relaciones, cuyos resultados identificarían a nuestra clase de pareja más compatible y descartarían l resto. Problema resuelto.
Por supuesto, existen las clásicas preguntas de la revista Cosmopolitan sobre la psicología del amor ("¿Cuál es el soltero apropiado para ti?", "¿Es atrevido o amable?"), instando a las mujeres jóvenes de todo el mundo a evaluar cuán compatible, sexual o socialmente, podrían ser ellos con sus objetos de deseo.
Ahora, un puñado de sitios de Internet dedicados a las citas están compitiendo para imponer cierta ciencia, o al menos cierta estructura, a la búsqueda del amor utilizando diferentes clases de tests para reducir el proceso de selección.
No obstante, en vez de usar un algoritmo exclusivo para recomendar películas que uno podría disfrutar, tomando como base lo que se ha elegido en el pasado, estos sitios de citas ofrecen una lista de románticos candidatos cuya selección se basa en análisis de características de la personalidad o en marcadores biológicos.
Tomemos el caso de
ScientificMatch.com , fundada hace dos años aproximadamente, firma que busca crear una química romántica a través de las pruebas genéticas. El sitio, que une a las personas basándose en ciertos marcadores genéticos para el sistema inmunitario, toma su sugerencia de estudios que muestran que las mujeres se sienten más atraídas por el olor de los hombres que tienen sistemas inmunitarios muy diferentes de los suyos. El sitio cobra 1995,95 dólares por una membresía para toda la vida; la elevada tarifa incluye un equipo para la recolección de muestras bucales por medio de hisopos, el procesamiento de ADN, una revisión de antecedentes penales y financieros, así como también una verificación de la edad y del estado civil, dice el sitio.
También está
Chemistry.com , que Match.com , el gigante de las citas, abrió en el año 2006. Helen Fisher, la doctora en antropología biológica que desarrolló el cuestionario de Chemistry.com, dice que el sitio está diseñado para predecir la compatibilidad tomando como base rasgos del temperamento tales como la audacia, la determinación o la empatía. Y cobra una tarifa elevada por sus servicios: aproximadamente 50 dólares por mes de membresía, comparado con alrededor de 35 dólares de Match.com .
Pero tanto ScientificMatch.com como Chemistry.com son mejoras de una idea originalmente desarrollada por
eHarmony.com .
Fundada en el año 2000 por un psicólogo con experiencia en consultoría matrimonial, eHarmony se enfoca en solteros o solteras que desean invertir tiempo y pagar precios altos para hallar una pareja a largo plazo. Quienes se registran en el sitio, completan un largo cuestionario que está destinado a unir a las personas tomando como base las similitudes en variables sociológicas tales como: valores, antecedentes familiares y estilos sociales. La membresía puede costar hasta 45,95 dólares por mes.
La citas online conforman una industria de 976 millones de dólares por año en Estados Unidos, según cálculos llevados a cabo por Marketdata Enterprises, una firma dedicada a las investigaciones. En consecuencia, para destacarse entre cientos de sitios de comunidad abierta y de mercado masivo que atraen a todos, desde quienes se introducen en foros para lograr conectarse con alguien rápidamente hasta aquellos que aspiran a un sagrado matrimonio, unos pocos servicios ofrecen métodos más elaborados para hallar pareja.

Ellos construyen identidad de marca cuando "fijan como objetivo a personas que están buscando relaciones en vez de simplemente citas", dice John LaRosa, el director de investigaciones de Marketdata Enterprises. Eso significa que los sitios que unen parejas y que poseen menos cantidad de usuarios pueden cobrar más por suscriptor que los sitios más grandes que brindan listas de anuncios de citas online.
Match.com, con una estimación de 1,2 millón de suscriptores pagos, tuvo ganancias de aproximadamente 365 millones de dólares en el año 2008, calcula LaRosa. Por su parte, las ganancias estimadas de EHarmony, con alrededor de 656.000 miembros que pagan una tarifa, fueron de 216 millones de dólares ese año, asegura. Pero, ¿los sitios que predicen quién puede ser una posible pareja hacen mejor la tarea de unir a las personas que los sitios de citas menos estructurados, en donde la gente busca, clasifica y selecciona a otras personas por su propia cuenta?
Es difícil medir las cifras del éxito relacionados con las citas online. Pero eHarmony dice que claramente enriquece el proceso atendiendo a gente que busca relaciones con la finalidad de contraer matrimonio.
Las personas tienden a prestar atención a esa primera chispa de atracción pero quizás sean menos hábiles para reconocer las concordancias que constituyen las bases de los buenos matrimonios, dice Gian Gonzaga, director general de investigación y desarrollo de eHarmony. El sitio sugiere potenciales coincidencias basadas en áreas de compatibilidad (como valores, creencias y experiencias importantes) que predicen el éxito de una relación, asegura.
"En el futuro, quizás uno desee manejar los conflictos, celebrar lo positivo y superar la relación diaria", dijo Gonzaga. "Nuestro sistema está allí para ocuparse de eso, de modo que uno ahora puede enfocarse en quien halla verdaderamente atractivo, con quien siente verdadera pasión".
Chemistry.com, mientras tanto, usa respuestas para un detallado cuestionario con el fin de sugerir potenciales parejas tomando como base la química cerebral, afirma la doctora Fisher, quien es profesora e investigadora del departamento de antropología de la Universidad Rutgers. Teniendo en cuenta una revisión de estudios científicos sobre neurotransmisores y químicos, como la dopamina en el cerebro, ella determinó que los seres humanos tienden a expresar uno de cuatro temperamentos dominantes.
Desde que el sitio se puso en marcha en el año 2006, más de ocho millones de personas han respondido el cuestionario de la doctora Fisher y ella ha utilizado sus respuestas para detectar rasgos que atraen a las personas entre sí. Fisher argumenta que la gente de temperamento decisivo y frontal, a quienes ella llama "directores," tiende a sentirse atraída por personas comprensivas e intuitivas, a quienes denomina "negociadores". Las personas espontáneas ("exploradores") tienden a sentirse atraídas por la gente de carácter similar, mientras que los pilares tradicionales de la sociedad ("constructores") también tienden a buscar parejas que se les parezcan.
"Si Helen Fisher puede proporcionar en el acto individuos hacia los cuales es más probable que el cerebro de una persona se sienta atraído", dice ella, "tanto mejor".
Sin embargo, a fin de cuentas, puede suceder que el éxito de dichos sitios no se atribuya tanto a sus exclusivos métodos sino a sus exigentes y auto-elegidos miembros que no desean guiñar el ojo y cortejar a la primera persona de la que leen el perfil online. Los sitios atraen a grupos de personas interesadas en ir más despacio en el proceso de citas y de hallar pareja online, en encontrar más información sobre sus potenciales parejas (o en descartar a improbables pretendientes) antes de pasar a la etapa del encuentro en persona.
Cuanto más avanzados son los sitios dedicados a la predicción de pareja, más pueden cumplir un papel verdaderamente más antiguo. Los sitios proporcionan detalles sobre antecedentes de la familia de una persona, así como también de la educación, las aspiraciones, el carácter, los rasgos genéticos y el estado de salud general; o sea, información que alguna vez fue pública en las comunidades agrícolas o de inmigrantes o incluso en las sociedades de cazadores y recolectores, dice la doctora Fisher.
En efecto, al menos desde el punto de vista de la ciencia de la evolución, uno se beneficiaría más gastando 50 dólares (y tendría más probabilidades de encontrar pareja) usando un sitio de citas pago, que gastando 50 dólares en bebidas en las inciertas aguas de los bares para solteros.
© NYT Traducción de Ángela Atadía de Borghetti

lanacion.com