sábado, 20 de febrero de 2010

¡Alégrese!, es bueno para el corazón

Investigadores en Estados Unidos siguieron un registro de la salud de 1.700 personas durante más de 10 años y encontraron que los más ansiosos y deprimidos mostraban el mayor riesgo de desarrollar trastornos cardíacos.
Los científicos -que publican sus resultados en European Heart Journal, la revista de la Sociedad Europea de Cardiología- afirman que aunque el estudio es observacional y no muestra categóricamente que la felicidad es un factor protector, los resultados revelan que la actitud positiva de la gente podría ayudar a prevenir estas enfermedades.
"Necesitamos con urgencia ensayos clínicos rigurosos en esta área. Y si los ensayos apoyan nuestros resultados esto será sumamente importante para los médicos y sus pacientes" afirma la doctora Karina Davidson, quien dirigió el estudio en el Centro Médico de la Universidad de Columbia.
Al inicio del estudio de 10 años los científicos analizaron en los participantes una variedad de emociones que iban desde la hostilidad y ansiedad hasta la alegría, entusiasmo y satisfacción.
Se dio a los pacientes una escala de cinco puntos para que calificaran el nivel de sus emociones positivas.
Al final del estudio, unos 145 participantes habían desarrollado enfermedades del corazón, o sea menos de uno por cada 10 individuos.
Pero por cada aumento en la escala de la felicidad se vio una reducción de 22% en el riesgo de desarrollar estos trastornos.
Las emociones positivas, que los científicos describen como "afecto positivo", definen a las emociones placenteras como alegría, felicidad, entusiasmo y satisfacción.
"Estos sentimientos pueden ser temporales -dicen los autores- pero a menudo son estables y casi una característica del individuo, particularmente en la adultez".
"El afecto positivo es a menudo independiente del afecto negativo así que una persona que es por lo general feliz y satisfecha puede en ocasiones estar ansiosa, enojada o deprimida" agregan.
Visión positiva
Los científicos creen que la gente más feliz tiene mejores patrones de sueño, menos posibilidades de sufrir estrés y es más capaz de superar las experiencias dolorosas, todos los cuales son factores que ejercen presión fisiológica en el organismo.
Tal como señala la doctora Davidson, a pesar de que es necesario confirmar los resultados, recomienda a la gente que trate de desarrollar una visión más positiva de la vida.
Según la investigadora, "algunas personas a menudo esperan a que lleguen sus dos semanas de vacaciones al año para divertirse" en lugar de divertirse cada día.
"Y esto es el equivalente a beber alcohol en ocasiones pero hasta el hartazgo. Lo que se necesita es moderación y consistencia, no privación y exceso" expresa.
"Si usted goza leyendo novelas pero nunca tiene tiempo de hacerlo, comprométase a leer 15 minutos diarios. Si caminar o escuchar música mejora su estado de ánimo introduzca esas actividades en su rutina".
"En esencia, pasar algunos minutos cada día verdaderamente relajado y disfrutando es ciertamente bueno para su salud mental y podría mejorar también su salud física" afirma la investigadora.
Éste no es el primer estudio que revela un posible vínculo entre la felicidad y la salud pero los expertos afirman que esta asociación quizás sólo tiene un valor limitado.
"Sabemos que mejorar el estado de ánimo no siempre es fácil para una persona, así que que no sabemos si es posible cambiar nuestros niveles naturales de actitud positiva" dice Ellen Mason, de la Fundación Británica del Corazón.
"Por supuesto recomendamos a la gente que "se consienta" y dedique tiempo a actividades sanas que puedan mejorar su estado de ánimo, pero también es muy importante que controle los factores de riesgo que ya han sido establecidos".
Éstos, dice la experta, incluyen mantenerse activo, comer sanamente, evitar el tabaco y reducir el colesterol y el riesgo de diabetes.

bbc.co.uk