martes, 26 de enero de 2010

Un cuadro de Picasso, dañado por un tropezón en un museo de Nueva York

Dicen que un tropezón no es caída. No debe pensar lo mismo la mujer cuya torpeza le provocó una rasgadura a una obra de Picasso. Se trata de una profesora que trastabilló mientras daba una clase en el Museo de Arte Metropolitano de Nueva York y que, al precipitarse hacia el suelo, "manoteó" el cuadro del célebre pintor. ¿El resultado? Un tajo de 15 centímetros en un ángulo de la obra, que ya fue retirada para ser restaurada.
El "accidente", toda una tragedia para los amantes del arte, ocurrió el viernes en ese museo de Manhattan. Allí se encontraba expuesto "El actor" un cuadro que Picasso pintó en su período rosa, entre 1904 y 1905. Según explican las propias autoridades del museo en un comunicado, una mujer que participaba de un programa de formación para adultos –y que no pertenecía al staff del museo- perdió el equilibrio mientras daba una clase a un grupo de alumnos.
Quiso el destino que el tropezón se produjera justo cuando la profesora se encontraba parada frente al cuadro y que al caer, como acto reflejo, interpusiera sus brazos para atenuar el golpe. Mala idea. Al hacerlo, la mujer le realizó una importante rasgadura al cuadro, de 15 centímetros de extensión, en su ángulo inferior izquierdo.
"Afortunadamente, el daño no se produjo en un punto central de la composición, y el curador de la muestra y el personal de restauración (del museo) tienen plena confianza en que la reparación, que tendrá lugar en las próximas semanas, será discreta", explicaron en el comunicado las autoridades del museo.
Una vez que la restauración se complete, el cuado será exhibido nuevamente. Es que hasta el próximo 1ero de agosto el museo expondrá unas 250 obras del artista malagueño.
El Metropolitan explicó que "El actor" supuso el comienzo de la transición de Picasso desde su período azul -con su "mundo de mendigos andrajosos y músicos ciegos"- al rosa, plagado de "imágenes de acróbatas ambulantes".
clarin.com