sábado, 23 de enero de 2010

Un poco menos de sal al día reduce la mortalidad

NUEVA YORK ( The New York Times ).- Científicos que acaban de publicar sus hallazgos en la revista The New England Journal of Medicine concluyeron que bajar la cantidad de sal que las personas ingieren aunque sea muy poco puede reducir los casos de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular e infarto tanto como otras reducciones en el consumo de tabaco, en el peso corporal y en los niveles de colesterol.
Si todo el mundo consumiera media cucharadita menos de sal por día, habría entre 54.000 y 99.000 ataques cardíacos menos cada año y entre 44.000 y 92.000 muertes menos, según el estudio, que fue realizado por científicos de la Universidad de California en San Francisco, el Centro Médico de la Universidad de Stanford y el Centro Médico de la Universidad de Columbia.
El informe se difunde al mismo tiempo en que autoridades federales, estatales y municipales de Estados Unidos están considerando implementar políticas para presionar a las empresas de productos alimenticios a reducir el contenido de sal de los alimentos.
La semana pasada, la ciudad de Nueva York dio a conocer una iniciativa para presionar a los productores de alimentos y a las cadenas de restaurantes para que reduzcan la sal de sus productos en un 25% en los próximos 5 años.
Kirsten Bibbins-Domingo, principal autora del estudio, comentó que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, según sus siglas en inglés) de Estados Unidos está analizando cambiar la designación de la sal dentro de la categoría de aditivos que generalmente son considerados seguros a la categoría en la que se requiere que las compañías den a los consumidores información que los alerte sobre los riesgos del alto contenido de sal en los alimentos.
"Durante 40 años, en este país, hemos tratado de que las personas reduzcan la cantidad de sal que consumen y no ha funcionado", dijo Cheryl A. M. Anderson, profesor de epidemiología de la Universidad Johns Hopkins. "Necesitamos juntarnos y abordar el problema a través de una combinación de esfuerzos, que incluya cambios en el suministro de alimentos."
"Este tipo de evidencia realmente nos ayuda a apoyar el movimiento que busca no sólo descansar en que los individuos hagan algo que realmente es difícil, como lo es limitar el consumo de sal", agregó.

lanacion.com