miércoles, 20 de enero de 2010

Las tabacaleras, obligadas a detallar qué tiene un cigarrillo


Por primera vez, las empresas tabacaleras deberán informar en los Estados Unidos los detalles con los ingredientes que le ponen a los cigarrillos y otros productos con tabaco. Lo tendrán que informar en junio próximo a la máxima autoridad sanitaria, la Administración de Alimentos y Drogas (más conocida como FDA).
Con la divulgación de esos datos se espera determinar cuáles son los ingredientes que hacen más dañinos y más adictivos a los cigarrillos. "Hoy, los productos del tabaco son los únicos productos consumidos por los seres humanos de los que no sabemos qué hay en ellos", dijo el director del nuevo centro dedicado al tabaco dentro de la agencia sanitaria estadounidense, Lawrence Deyton. Desde los años cincuenta en adelante, la investigación científica descubrió y obtuvo evidencias sobre los daños que provoca el consumo del tabaco en la salud humana: según la Organización Mundial de la Salud, en base a múltiples estudios, fumar causa la muerte de la mitad de los fumadores, y causa cáncer, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), como la que padecía el recientemente fallecido cantante Sandro, e infartos. También el cigarrillo causa enfermedad y muerte en las personas que quedan expuestas al humo del tabaco.
En junio del año pasado, el presidente Barack Obama había impulsado una ley para regular la producción, venta y el marketing de los cigarrillos. También aprobó un aumento del 159% en los impuestos federales por paquete de cigarrillo.
Ahora, la puesta en práctica de esa ley está en marcha: la agencia sanitaria deberá publicar una lista de los ingredientes peligrosos o potencialmente dañinos. Las empresas ahora tendrán que especificar los ingredientes para cada marca de cigarrillos. "Es una medida útil", dijo a Clarín el director del programa del control del tabaco del Ministerio de Salud de la Argentina, Mario Virgolini. "Aquí no sabemos qué tienen los cigarrillos, ni qué sustancias emanan exactamente. Pueden contener agrotóxicos del proceso productivo, pero hoy no se los analiza de manera independiente. Las empresas le agregan amoníaco para aumentar la adicción y hacen que se consuma más. Esto se evitaría si la Argentina hubiera ratificado el Convenio Marco para el control del tabaco y se sancionara una ley adecuada".
En tanto, Sandra González, presidenta de Adecua, dedicada a la defensa de los consumidores, afirmó: "Como fumadora, considero que en la Argentina las empresas deben informar los componentes de los productos. Es un derecho".
clarin.com