martes, 19 de enero de 2010

El fin de semana es más saludable que los días hábiles

El fin de semana podría ser más que un momento de descanso. Todas las personas, independientemente de su trabajo, suelen tener un mejor humor, más vitalidad y menos dolores corporales entre el viernes a la noche y el domingo a la tarde, concluyó un estudio sobre el estado de ánimo realizado en Estados Unidos.
Los investigadores de la Universidad de Rochester detallaron que este "efecto de fin de semana" se debería a la mayor libertad para elegir qué hacer y a la posibilidad de pasar el día con las personas queridas.
Este tiempo libre sería incluso indispensable para satisfacer necesidades vitales como relajarse, descansar, descubrir nuevos intereses y conectarse con otras personas.
"Los trabajadores, incluso los que tienen empleos interesantes y gratificantes, se sienten más felices el fin de semana. Nuestros hallazgos subrayan la importancia del tiempo libre para el bienestar de las personas", dijo Richard Ryan, el principal autor del estudio publicado en la Revista de Psicología Social y Clínica.
UN PUNTO A FAVOR DEL FIN DE SEMANA
Los científicos trabajaron con adultos de entre 18 y 62 años de edad, con un empleo que les insumía al menos 30 horas por semana. Tres veces por día, los investigadores enviaban mensajes para que los voluntarios respondieran un breve cuestionario donde detallaban qué estaban haciendo y cuán bien se sentían haciéndolo. También debían comentar si tenían malestares físicos, como dolor de cabeza o alteraciones digestivas.
Tanto los hombres como las mujeres que participaron de estudio mostraron que se sentían mucho mejor a nivel mental y físico durante los fines de semana. El dato interesante es que esta alegría la registraban todos, independientemente del tipo de trabajo, el estado civil, la edad o cualquier otro factor.
LA MAGIA DE LOS DÍAS LIBRES
Para averiguar por qué los fines de semana son tan agradables, los investigadores realizaron una nueva serie de preguntas a los voluntarios. Ellos indicaron que durante esos mágicos días de descanso se sentían más libres de hacer lo que deseaban y más cercanos que nunca a la gente que querían.
Sorprendentemente, resultó que la mayor parte de los entrevistados se percibía a sí mismo como más competente y eficiente el sábado y domingo que los días de trabajo.
Los autores del estudio sostuvieron que sus resultados deberían aprovecharse para mejorar los lugares de trabajo.
Más información y noticias de salud en WWW.NEOMUNDO.COM.AR