sábado, 11 de febrero de 2012

La auténtica garota de Ipanema


Es Heloísa Eneida Menezes Paes Pinto, conocida como Helô Pinheiro. En Brasil es una celebridad: ha presentado programas de televisión, aparecido en telenovelas y hasta posado en la revista Playboy en dos ocasiones.
Su nombre ha estado en boca de todos y la canción que inspiró ha sido interpretada por los cantantes más exitosos en las últimas cinco décadas: desde Frank Sinatra a Madonna, Cher o Amy Winehouse, que hizo una versión de The Girl from Ipanema incluida en su disco póstumo.
"Yo pasaba y ellos me silbaban y me decían: 'oye, bonita, venga aquí', bromeaban conmigo. Yo era muy tímida pero me sentía halagada y hasta ponía una postura mejor"
Helô Pinheiro
¿Pero quién era exactamente la joven a la que Vinicius de Moraes y Tom Jobim veían pasar en 1962 de camino a la playa de Ipanema y que, según escribieron en su canción, sólo con su forma de caminar hacía que "el mundo enterito" se llenase de gracia?
En aquella época, Helô Pinheiro era una joven de clase media que vivía con su madre en Ipanema y acababa de comenzar su carrera como profesora de primaria en un colegio de las afueras de Río de Janeiro.
Y como todos los chicos de su entorno, pasaba buena parte de su tiempo libre en las arenas de Ipanema, un barrio que en los años 60 tenía fama de ser el más cosmopolita y bohemio de la ciudad.
Para llegar a la playa, Helô pasaba por delante del bar Veloso (hoy Garota de Ipanema) que frecuentaban algunos intelectuales como los músicos Tom Jobim y Vinicius de Moraes.
"Yo pasaba y ellos me silbaban y me decían: 'oye, bonita, venga aquí', bromeaban conmigo. Yo era muy tímida pero me sentía halagada y hasta ponía una postura mejor", reconoce.

De Ipanema a Nueva York

Esos movimientos al caminar, junto con su piel bronceada, sus ojos verdes y su esbelta figura le sirvieron a Vinicus de inspiración para dar forma a la letra de una canción que ya había comenzado pero no le acababa de convencer y a la que Tom puso la música.
En agosto de 1962, los músicos tocaron por primera vez la canción en público en un bar de Copacabana junto con el cantante y guitarrista João Gilberto.
La primera grabación comercial llegaría en 1963 y un año más tarde, una versión en inglés grabada por Astrud Gilberto en Nueva York se colocó en los primeros puestos de las listas de discos más vendidos. En Estados Unidos, la melodía de la chica dorada por el sol de Ipanema se codeaba con los éxitos de los Beatles.
Pero mientras la canción que había inspirado sembraba el éxito a nivel mundial y muchas jóvenes cariocas decían ser las musas de Vinicius de Moraes y Tom Jobim, Helô Pinheiro seguía con su vida normal.
"Para ella hicimos con todo el respeto y encanto el samba que le puso en los titulares de todo el mundo e hizo de nuestra querida Ipanema una palabra mágica para los oyentes extranjeros. Ella fue y es para nosotros el paradigma de las jóvenes cariocas; la chica dorada, mezcla de flor y sirena, llena de luz y de gracia."
Vinicius de Moraes, en la revista Manchete en 1965
"Un fotógrafo que había hecho unas fotos mías para la portada de una revista me dijo que estaba en el bar y Tom y Vinicius le contaron que habían hecho una canción para mi", asegura Pinheiro.
Sin embargo, ella en un primer momento no le creyó y, aunque los rumores fueron aumentando, por consejo de su madre decidió no darle más importancia hasta que no se confirmase si ella era realmente la inspiración de la canción.
Y eso pasó en 1965. Vinicius de Moraes firmó una declaración en la revista Manchete en la que con su pluma poética ponía nombre y apellidos a la ya mundialmente famosa chica de Ipanema de la que dijo tenía "un balanceo similar al del samba cuya fórmula se le escaparía al propio Einstein".
En ese momento, comenzó la amistad de los músicos y su musa, y Helô se convirtió en un símbolo de Ipanema.
"Mi vida cambió en el sentido de que empezaron a buscarme más para dar entrevistas pero financieramente no porque nunca quise nada de la música (...) Pienso que es un regalo y los regalos no se cobran", explica Pinheiro quien reconoce que en lo que sí que le ayudó la fama es en que le surgieron más oportunidades de trabajo .

Entre la familia y Playboy

Sobre su relación personal con los músicos, Helô reconoce que, aunque Vinicius era el más casamentero –pasó nueve veces por el altar- el que le pidió matrimonio fue Tom Jobim.
Pero entonces, la chica de Ipanema ya estaba comprometida con Fernando Pinheiro, el hombre con el que finalmente se casó en 1965. Paradójicamente Tom Jobim y su esposa Thereza fueron padrinos de la boda.
"Cuando me casé le invité (a Tom) pero él me dijo: 'Mira, tu matrimonio no va a salir bien. Siempre que he sido padrino de alguien, la pareja se ha roto'. Nos casamos y seguimos casados hasta hoy", afirma con una sonrisa en la boca.
Y es que, asegura que para ella la familia es lo más importante. De hecho, después de casarse decidió dedicarse plenamente a su marido e hijos hasta que en 1978 se mudaron de Río de Janeiro a Sao Paulo para poder atender una lesión cerebral que sufrió su hijo menor.
Eso se juntó con algunos problemas económicos y Helô decidió dar el salto a la televisión como presentadora y actriz. En 1987 dio un paso más y posó desnuda en la revista Playboy por primera vez -la segunda sería en 2003 junto a su hija Ticiane-.
"Fue difícil para mi también porque soy tímida y no me gusta quitarme la ropa delante de nadie ni en el gimnasio. Pero me gustan los desafíos y decidí hacerlo para ayudar a mi familia que estaba en una situación financiera complicada. Me ofrecieron una cantidad que no podía rechazar", sostiene.
La de Playboy no fue la única portada en la que salió Helô Pinheiro. El éxito mundial de la canción Garota de Ipanema le llevó a países como Japón, Alemania, Francia o Estados Unidos donde fue entrevistada en el popular show de Oprah Winfrey.
Y como ella misma recuerda salió "hasta en el New York Times", aunque en aquella ocasión fue por un motivo "muy duro" para ella.
Fue en 2001, cuando, tras la muerte de Tom Jobim, la familia del músico la demandó por usar el nombre Garota de Ipanema en una tienda de la firma de ropa que creó.
Finalmente, ambas partes llegaron a un acuerdo y la disputa legal llevó a Pinheiro a estudiar derecho "para poder entender" lo que estaba sucediendo. Fue su segunda carrera después de periodismo.
Helô asegura que el secreto de haber hecho tantas cosas en su vida es "conciliar y saber definir las prioridades".
Y aunque reconoce que la canción le ayudó a promocionarse, asegura que de todas formas hubiera trabajado en el área artística.
Lo que nunca se sabrá es si la canción Garota de Ipanema hubiera existido si ella no hubiera pasado por delante de Vinicius de Moraes y Tom Jobim hace exactamente 50 años.
bbc.co.uk