domingo, 14 de diciembre de 2008

La liberación sexual, a la luz de la ciencia



LONDRES.- Algunas personas se ufanan de su reputación de casanovas; otras proclaman orgullosamente su castidad. La mayoría prefiere no hacer públicas sus preferencias sexuales, pero incluso si piensa que su actitud frente al sexo es un asunto privado, considere esto. Este año, Lynda Boothroyd, de la Universidad de Durham, Gran Bretaña, y sus colegas publicaron un estudio que muestra que la mayor parte de los hombres y las mujeres con sólo mirar una fotografía de su rostro pueden juzgar correctamente si una persona será buena candidata para una relación duradera o simplemente para un escarceo.
Cómo exactamente es que podemos saberlo, basándonos en tan poca información, está abierto a debate, pero el trabajo de Boothroyd demostró algo. Que los hombres que eran descriptos como más "masculinos" y las mujeres consideradas más "atractivas" tendían a ser percibidos como más propensos al sexo casual, y a serlo en la realidad.
Este sorprendente talento para leer correctamente las actitudes sexuales de la gente tiene un beneficio obvio: permite que nos acerquemos a personas que desean el mismo tipo de relaciones que uno. También nos lleva a preguntarnos por qué hay tanta variedad de actitudes frente al sexo.
¿Qué es lo que lleva a algunas personas a refrenarse sexualmente y a otras a ser promiscuas? ¿Cuánto depende de factores tales como la cultura, educación, personalidad, edad o género?

Cuestión de actitud
Entre los primeros que observaron científicamente las actitudes sexuales están los psicólogos evolucionistas Jeffry Simpson, de la Universidad de Texas A&M, y Steven Gangestad, de la de Nuevo México.
Descubrieron que ciertos comportamientos varían en forma conjunta: las personas que tienden a tener más parejas sexuales, en general, comienzan a tener sexo más temprano, son más propensas a tener más de una pareja sexual al mismo tiempo y sus relaciones se caracterizan por bajos niveles de compromiso, amor y dependencia.
En general, los hombres obtienen puntajes mayores en la escala de la sociosexualidad que las mujeres, y los biólogos evolucionistas sostienen que hay buenas razones para esto. Aunque los hombres invierten mucho en su descendencia, lo único que tienen que hacer para ser padres es tener sexo. Con lo cual hubo poderosas presiones a lo largo de la evolución para que estén dispuestos a mantener relaciones de corto plazo. Las mujeres, por su parte, pagan los altos costos del embarazo y el amamantamiento, además del cuidado de los niños. Por eso es mejor que sean altamente selectivas con respecto a sus compañeros sexuales, porque corren el riesgo de quedar solas y con el bebe.

Desenfreno femenino
Claro que las cosas no son tan simples. Las mujeres pueden ser tan desenfrenadas en el sexo como los hombres. En efecto, con respecto a los puntajes de sociosexualidad hay más variación dentro del mismo género que entre ellos.
Diversos estudios han mostrado que las mujeres son más propensas a tener aventuras mientras están ovulando, aunque no sea una decisión consciente, lo que puede tener ventajas biológicas y evolutivas. Además, agrega David Schmitt, de la Universidad de Bradley, Illinois, las mujeres prefieren a los hombres que se ven más masculinos y simétricos, dos características indicadoras ambas de buenos genes.

Doble estrategia
Puede ser que ellas mantengan una doble estrategia, sostiene Schmitt. "Los bebes necesitan mucha atención y cuidado, con lo cual se crean las parejas entre hombres y mujeres para poder criarlos; pero las mujeres pueden, además, obtener buenos genes, mejores que los de su marido, con sólo sostener una relación de corta duración justo antes de ovular."
Schmitt reunió información acerca del comportamiento sexual de hombres y mujeres de 48 países de todo el mundo y descubrió que mientras la promiscuidad masculina tiene un pico hacia el final de la tercera década de vida, las mujeres tienden a ser infieles a sus parejas entre los 30 y los 35. "Este es el punto en que las oportunidades de concebir empiezan a descender, y suben las de tener hijos con problemas", explica. Schmitt sostiene que el que la sociosexualidad aumente en este momento de la vida de las mujeres refleja una estrategia evolutiva para maximizar las posibilidades de concebir y parir un niño saludable.

Experiencias tempranas
Puede que haya un tiempo durante el cual a las mujeres les sirve ser sexualmente liberadas, pero ¿qué hace que algunas mujeres sean más propensas a ser infieles en cualquier momento que otras?
Uno de los factores que entran en juego es la personalidad. De acuerdo con Daniel Nettle, de la Universidad de Newcastle, Gran Bretaña, el hombre o mujer promiscuo será muy extrovertido, poco neurótico y no muy agradable; o sea que no le preocupará lastimar o engañar al otro. Nuestra sociosexualidad también puede estar influida por nuestra historia familiar temprana. Los conflictos matrimoniales de nuestros padres pueden enviarnos el mensaje de que no vale la pena esperar una relación duradera.
"Una mala relación entre los padres durante los primeros cuatro años de edad puede aumentar las posibilidades de que los hijos experimenten pubertad temprana y liberación sexual a los 15", opina Jay Belsky, psicóloga del Colegio Birkbeck, de Londres. Padres de familia
El investigador Peter Gray, de la Universidad de Nevada, en Las Vegas, y sus colegas realizaron un estudio que mostró que los hombres casados y con hijos tenían menos testosterona en su saliva. Dado que en los mamíferos la testosterona está asociada con el comportamiento competitivo y de apareamiento, los investigadores proponen que el descenso de la testosterona en los padres les permite canalizar más energía en sus descendientes.
En otro estudio, Gray descubrió que los hombres casados en busca de aventuras extramatrimoniales tenían altos niveles de testosterona. Lo que no se sabe es si los que tienen menos cantidad de esta hormona tienden a buscar relaciones monógamas, o si estar involucrado en ese tipo de relaciones hace que decaiga su nivel. Aparentemente, altos niveles de testosterona confieren una apariencia masculina muy atractiva para mujeres que están buscando relaciones pasajeras.

La economía del amor
¿Y qué ocurre con las mujeres particularmente atractivas? El estudio de Boothroyd halló que son las que tienen una más alta sociosexualidad, aunque otros trabajos indican que generalmente el nivel de liberación sexual de las mujeres no está relacionado con su aspecto físico.
Para Schmitt, las mujeres evolucionaron para aprovechar los beneficios de las relaciones pasajeras tanto como los hombres y cuando las sociedades sean más igualitarias podrán expresar sus preferencias.
Fhionna Moore, de la Universidad St. Andrews, en Gran Bretaña, mostró que el nivel económico femenino también afecta su elección sexual. Encontró que las mujeres de altos ingresos tienden a otorgarle más importancia a la atracción física del hombre que a sus perspectivas financieras. Hace notar que la explosión de la industria de la estética masculina puede deberse al creciente poder económico femenino.
Claramente, la evolución cultural está trayendo cambios en el comportamiento humano. Pero ¿debemos esperar a que algún día mujeres y hombres tengan las mismas actitudes hacia el sexo? "En algunos países, ya hoy las mujeres podrían sobrepasar a los hombres -dice Schmitt-. Pero no nos podemos olvidar de que ellas son las que se embarazan y se ocupan de los bebes. Es difícil imaginar que alguna vez desaparezcan todas las diferencias entre lo que hombres y mujeres buscan en una relación."
¿Cuál es su puntaje?
El test de orientación sociosexual otorga un puntaje de acuerdo con las diferentes actitudes individuales ante las relaciones sexuales. A las preguntas que no tienen indicación les corresponde un punto. Las personas que obtienen puntajes altos tienden a ser más promiscuas que las que obtienen puntajes bajos.
1) ¿Con cuántas parejas tuvo relaciones sexuales durante el año último?
2) ¿Con cuántas diferentes parejas se ve teniendo relaciones sexuales en los próximos cinco años?
Por favor, haga una estimación específica y realista, con un máximo de 30.
3) ¿Con cuántas parejas tuvo relaciones sexuales en una sola ocasión?
4)¿Con cuánta frecuencia tiene fantasías de mantener relaciones sexuales con alguien que no sea su actual pareja?
Asígnese un puntaje entre 1 (nunca) y 8 (una vez por día).
5) Está bien tener relaciones sexuales sin amor.
Asígnese 1(para absolutamente en desacuerdo) y 8 (para absolutamente de acuerdo).
6)Puedo imaginarme a mí mismo/a sintiéndome cómodo/a y disfrutando del sexo casual con diferentes parejas.
Igual escala de puntaje que en el ítem 5.
7) Tendría que sentirme profundamente unido/a a alguien (tanto emocional como psicológicamente) antes de que pudiera sentirme cómodo/a teniendo relaciones con él o ella.
Utilice un puntaje que vaya entre 1 (absolutamente de acuerdo) al 9 (absolutamente en desacuerdo)