miércoles, 24 de diciembre de 2008

Miles de cristianos peregrinaron a Belén por la Navidad


Miles de cristianos peregrinaron hoy a Belén para celebrar la Navidad en la ciudad cisjordana en la que, según la tradición, nació Jesús.

La celebración es encabezada por el nuevo patriarca latino de Jerusalén, arzobispo Fouad Twal, quien, como todos los que realizaron el tradicional recorrido de ocho kilómetros desde Jerusalén, debió atravesar el muro de seguridad que separa a Israel de los territorios palestinos de Cisjordania, en los que está Belén.

La visita masiva de peregrinos que desafiaron el mal tiempo y colmaron los hoteles de Belén provocaron esperanzas en la población de la ciudad, duramente golpeada por las consecuencias económicas de la segunda Intifada, el alzamiento palestino iniciado en septiembre de 2000 y que mantuvo alejados a los turistas durante años.

En la Plaza del Pesebre, delante de la Iglesia de la Natividad en Belén (construida sobre la cueva de roca en la que la tradición dice que nació Jesús), el arzobispo fue recibido por el alcalde Victor Batarseh y dignatarios cristianos, mientras miles de boy scouts marcharon con tambores por el centro de la ciudad.

En la Misa de Gallo, a medianoche, estaba previsto que participara el presidente palestino, Mahmud Abbas, por lo que sus fuerzas policiales reforzaron las medidas de seguridad.