lunes, 22 de diciembre de 2008

Comienza hoy la tradicional celebración judía de Janucá



La comunidad judía celebra desde el 21 de diciembre y durante ocho días la tradicional festividad de Jánuca o Fiesta de las Luminarias.
El ritual consiste en el encendido de velas en un candelabro de ocho brazos llamado Janukia, que simbolizan el valor de la vida, la alegría y el agradecimiento.
En esta capital, se hará mañana, a las 20.45, el característico encendido de una Janukia gigante en la Plaza Uruguay, frente a Canal 7. La ceremonia será oficiada por el rabino Tzvi Grunblatt, de la comunidad Jabad Lubavitch, y participará el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.
Como parte de la celebración, también se colocaron Janukias en otras 15 plazas de la ciudad. "Nuestra participación la tomamos con absoluta naturalidad, ya que la comunidad judía es parte integral de la sociedad porteña, por lo que el gobierno de la Ciudad acompaña como lo hace en las festividades de los demás credos, dijo a la agencia judía de noticias (AJN) Claudio Avruj, director de Relaciones Institucionales de la comuna. Y agregó: "Es una fiesta que destaca la libertad y la búsqueda esforzada de un ideal, valores que, por cierto, tenemos muy presentes".Los orígenes de esta tradicional celebración se pueden rastrear en siglos pasados.
La fiesta de Jánuca remite al siglo II antes de la era común, cuando la tierra de Israel era una provincia del imperio griego. En ese tiempo, el emperador de turno decidió unificar a los súbditos de las distintas provincias mediante la prohibición de las religiones locales y la obligación de adorar a los dioses griegos. Mientras la mayoría de los pueblos se sometieron al edicto, sólo resistieron judíos, librando una eficaz guerra hasta que los invasores cedieron, otorgándoles la libertad religiosa, explica el rabino Daniel Goldman, de la comunidad Bet-El.
Así, el sagrado templo de Jerusalén, que se había convertido en un santuario griego, fue consagrado nuevamente a los oficios judíos, encendiéndose dentro de ella una llama permanente. De allí que el símbolo de la fiesta de Jánuca es la luz a través del encendido individual, en cada hogar judío, de luminarias. Goldman recuerda que la ley judía enuncia que "luz, individuo y familia" es todo lo requerido para la celebración que adquiere su dimensión tanto personal como comunitaria. El Jabad Lubavitch invitó a celebrar esta fiesta "con orgullo, esperanza y libertad".