jueves, 11 de diciembre de 2008

CAMPAÑA ESPAÑOLA DE EDUCACION SEXUAL CON MÚSICA DE LEÓN GIECO


Con la firme intención de evitar el embarazo adolescente, el gobierno español apeló a la fórmula que León Gieco patentó gracias a sus ocho Orozco: “Yo pongo condón”, reza la campaña con la que el Ministerio de Sanidad ibérico buscará convencer a sus jóvenes de usar preservativos. Las autoridades –también preocupadas por el aumento de abortos adolescentes y enfermedades de transmisión sexual (ETS)– idearon una campaña con música de hip hop y eslóganes que sólo contemplan la “o” como vocal. La iniciativa incluye un video que muestra a una joven pareja en las preliminares del sexo.
Se llama “Con Koko, yo gozo mogollón [mucho]” y muestra a una chica que fija los términos del asunto: “Yo no cor
ono rollos con bombo. O condón o yo pongo stop”. En sintonía con el pedido, su compañero responde: “Bombón, yo propongo condón como modo. Lo cojo, lo toco, lo pongo”. La consigna –“Sólo con condón”– ya se expandió a través de Facebook, YouTube y el sitio oficial, yopongocondon.com.
En la presentación de la campaña –que contó con un presupuesto de 2,2 millones de euros– el ministro de Sanidad, Bernat Soria, recordó que los adolescentes españoles se inician en el sexo cada vez más jóvenes. Tres de cada diez personas de entre 15 y 17 años ya tuvo una “relación completa”, y en diez años la tasa de embarazos entre chicas de 10 a 17 años se duplicó, hasta alcanzar el 6,3 por mil en 2007. Otra de las cifras que preocupa a las autoridades es la del aborto adolescente, que registró un aumento del 17% respecto al año anterior.
“La propuesta por parte de alguno de los miembros de la pareja de utilizar el preservativo debe interpretarse como señal de madurez y de responsabilidad, no de forma negativa”, explica el sitio web. El gobierno de Zapatero, con toda probabilidad, se inspiró para la campaña en el tema “Ojo con los Orozco”, editado por Gieco en 1997.
El cantautor, a su vez, había tomado la idea del músico Pino Marrone, que integraba un grupo donde sólo se escribían historias con determinadas vocales. Gieco retomó la propuesta con obsesión, al punto de trabajar en su canción –rapeada pero con ritmo rioplatense– durante... ocho meses. Al igual que su “hija” española, “Orozco” tiene un mensaje de compromiso: luego de criticar a personajes como Toto (“drogón como pocos”) y Cholo (“chorro como Grosso”), reivindica a Rodolfo Orozco, el músico solidario que –a la manera de su autor– “tocó con todos, por poco no tocó con Colón”.