lunes, 15 de diciembre de 2008

Inauguraron en Villa Gesell una playa para nudistas


Darío Palavecino Corresponsal en Mar del Plata
VILLA GESELL.- Día ideal para la playa el de ayer. Y por ende, para poca ropa. Muy poca, o nada, como eligieron los primeros en disfrutar ayer de la apertura de Playa Querandí, una parador naturista situado a cuatro kilómetros de esta localidad que incrementa la oferta de espacios en la costa atlántica para quienes practican nudismo en el país.
La novedad llega casi con el inicio de la temporada estival, aunque no será la única que presente este balneario. El próximo fin de semana también estrenará el hotel Ariete, un vistoso establecimiento de cinco estrellas que incluye una discoteca en sus instalaciones.
A pesar del aire fresco y la baja temperatura del agua, el grupo de más de veinte personas dejó ayer todas sus prendas sobre la arena y avanzó a paso firme rumbo a las olas para concretar el bautismo de agua con el que dejaron habilitado este flamante parador.
El sector está bien alejado de zonas urbanas, a unos 20 kilómetros al sur de Villa Gesell, y sólo se accede en auto desde la ruta 11y luego de cruzar un predio conocido como Arenera Galati (se paga $ 25 en concepto de uso del camino), o bien por la playa, ya sea en vehículos doble tracción para avanzar por la arena o luego de una caminata de casi 40 minutos desde Mar Azul o Villa Gesell.
"Es una muy buena noticia para muchos de quienes disfrutamos de esta experiencia", explicó Florencia Brener, vocera de la Asociación para el Nudismo Naturista Argentino (Apanna), que tiene 150 socios registrados en todo el país, pero reconoce más de mil habitués de playas donde se practica el nudismo.
La propia entidad acercó el proyecto a la Secretaría de Turismo de Villa Gesell, que pronto aceptó el desafío y dispuso este espacio que tiene actualmente unos 500 metros de playa y tendrá aproximadamente el doble para la temporada, todo delimitado por un cerco perimetral.
La comuna hizo una encuesta entre los geselinos y el 70% dijo que no le molestaría una playa nudista en el distrito. El propio intendente local, Jorge Rodríguez Erneta, estuvo ayer en la inauguración, que se disfrutó con un almuerzo sobre la playa. "Por supuesto que en la recepción estuvimos todos vestidos", aclaró Brener.
Hasta el momento la única opción de nudismo en la costa atlántica era playa Escondida, situada entre Mar del Plata y Miramar, al pie de los acantilados. Este parador ya permitió comprobar que es un imán para el turismo extranjero, que demanda estos espacios. "Hay una importante franja de viajeros, en particular europeos, que buscan lugares naturistas", señaló la responsable de prensa de Apanna.