domingo, 16 de enero de 2011

Internet le declara la guerra al curriculum

Guillermo Edelberg
Para LA NACION
Un artículo publicado en The New York Times, a mediados de 2006, advirtió sobre el riesgo de que la información que circula en la Web tiene más peso que el currículum vitae. El artículo detalló que un postulante se vio perjudicado gracias a una información personal que fue encontrada en Internet.
El presidente de una consultora de Chicago se topó en una red social con características personales de un joven egresado universitario, que estaba próximo a incorporarse a su empresa. No le gustaron y ahí se esfumó la posibilidad de un contrato. El artículo concluyó que todo aquel que aspire a un puesto en una organización le conviene verificar antes de la entrevista laboral qué aparece en la pantalla cuando ingresa su nombre en uno o más buscadores.
Desde entonces, el interés y la preocupación por las huellas digitales, sobre todo en relación con una búsqueda de trabajo, han ido en aumento. Un especialista en marketing expresó que un currículum vitae está espectacularmente mal equipado para lograr que alguien se destaque. En cambio, su perfil de Facebook dice mucho más acerca de la persona.
Lo cierto es que los empleadores aprovechan en forma creciente esta fuente de información, no sólo para investigar a postulantes sino también para detectar a personas talentosas que en la actualidad no están buscando trabajo.
La verificación de las huellas digitales, información que se deja en Internet al interactuar en sitios como Facebook, YouTube y Twitter, también significa la oportunidad de "embellecer" los datos personales.
Algunas opiniones enfatizan que la información encontrada en redes sociales merece más confianza que la incluida en un CV. ¿La razón? Estos últimos datos, por lo general, están adaptados con frecuencia a una empresa o a un trabajo específico. En cambio, la que se deja en las redes sociales no es tan fácil de modificar.
Consejos para expertos
  • En primer lugar, investigar cada tanto en buscadores tales como Google, Bing y Yahoo qué es lo que aparece en la pantalla cuando se introduce el nombre de uno. Si aparece algo que se prefiere que no sea visto por un empleador, como una foto o un comentario, iniciar gestiones para su eliminación por parte de quien lo hubiese subido a Internet. Esto puede ser difícil o imposible de conseguir. En tal caso, prepararse para contestar preguntas.
  • En segundo lugar, asegurarse de contar con una presencia importante en Internet. Esto implica tanto cantidad como calidad en las participaciones en, por ejemplo, blogs, redes sociales y grupos especializados. También, la posibilidad de crear un blog o un sitio web propios para permitirle a un empleador aproximarse a la reputación profesional de la que uno goza.
  • En tercer lugar, dado el tiempo que estas actividades exigen, tratar de llevarlas a cabo antes de tener que enfrentar una situación en la que es necesario salir a buscar trabajo.
Tendencias
A fines de noviembre de 2010, la oficina de ex alumnos de la Harvard Business School anunció un seminario, ofrecido a través de Internet, "Auge de las Redes Sociales y Declinación de los Currículum Vitae". El anuncio señalaba una consecuencia inesperada de la influencia de las redes sociales: hacer que los currículum vitae tradicionales fuesen menos importantes.
También mencionaba estas tendencias:
  • El trabajo realizado por una persona es, en la actualidad, el currículum vitae expresado online por medio de, por ejemplo, tweets, comentarios y materiales subidos a Internet.
  • Una presentación online continua, dinámica y actual, que describa logros y recomendaciones impresiona más que el mejor currículum vitae estático.
  • Las actividades en las redes sociales y las contribuciones especialmente preparadas en relación con una oportunidad específica son los nuevos sustitutos de los currículum vitae.
¿Parece una exageración? Un artículo publicado en junio de 2010 en Knowledge@Wharton expresó, entre otras cosas, lo siguiente: "En lo que se refiere a los currículum vitae, hoy día han dejado de existir sólo en papel. Existen también en Facebook, sitios web personales, y LinkedIn, un sitio de intercambio de información para profesionales, a los cuales con frecuencia todos pueden acceder". En cambio, en otra publicación, un autor señaló en 2008 que "esto no significa declarar la muerte de los currículum vitae. Muchos reclutadores provenientes de las empresas piensan que un currículum vitae es todavía "el boleto que permite atravesar el molinete".
También en video
Además de la nueva modalidad descripta en los párrafos anteriores, un artículo publicado en The Wall Street Journal online, en mayo de 2010, informó acerca de la aparición de los "video-currículum vitae", preparados por empresas especializadas, para los cuales un creciente número de sitios web surgidos en los últimos años facilitan la posibilidad.
Los video-currículum van más allá del tradicional currículum de una página y tienen por objetivo impresionar a un posible empleador antes de conocerlo personalmente. Quienes buscan trabajo cuentan ahora, por ejemplo, con la posibilidad de subir a Internet videos y presentaciones en PowerPoint.
Los partidarios de los video-currículum vitae señalan que son útiles para aclarar cómo es un candidato, especialmente si el puesto vacante requiere habilidad en el manejo de personal. Sin embargo, esta nueva tecnología todavía no se ha popularizado. Una encuesta llevada a cabo en 2008 señaló que solo un 24% de los ejecutivos senior de las 1000 empresas más grandes de los Estados Unidos manifestó aceptar los video-currículum vitae.
El autor es profesor emérito de Incae Business School