sábado, 20 de diciembre de 2008

Inusual perfil de los aspirantes a ingresar en la policía porteña


Pablo Tomino LA NACION
La mayoría de los casi 5000 aspirantes a convertirse en policías porteños residen en la provincia de Buenos Aires, el 35% trabaja o trabajó en otras fuerzas de seguridad (policías provinciales, Prefectura y Gendarmería), más del 10% tiene estudios universitarios y casi el 9% egresó de carreras terciarias.
Esa es la radiografía que muestra hoy la amplia respuesta a la convocatoria del gobierno de la ciudad de Buenos Aires a quienes quieran conformar el cuerpo de policía del distrito, cuyo sueldo básico es de 3000 pesos.
Según los datos a los que tuvo acceso LA NACION, de la provincia de Buenos Aires es el 50,8% de los inscriptos en el registro abierto hace poco más de un mes. Son 2472 bonaerenses los interesados en brindar seguridad a los porteños. En tanto, el 33,12% (1611) vive en la Capital.
Faltan pocos días para que el gobierno porteño comience a reclutar a sus propios agentes: lo hará desde la segunda quincena del mes próximo. En abril, realizarán el curso de un año 1000 aspirantes, que se inscribieron por Internet. De ellos, el 62% son hombres y el 38%, mujeres.
La propuesta para conformar la policía porteña interesó también en otros distritos. Son 780 personas las que se mudarían a Buenos Aires para sumarse a la policía de Macri, entre ellos, 23 inscriptos de Mendoza; 57, de Jujuy; 58, de Tucumán; 87, de Salta; 74, de Formosa; 62, de Corrientes; 41, de Córdoba; 65, de Santa Fe; 68, de Chaco; 4, de Santa Cruz, y uno, de Tierra del Fuego.
El promedio de edad de los uniformados que hoy están en funciones en fuerzas de seguridad y quieren mudarse a la policía porteña, es de 29 años. LA NACION quiso saber qué porcentaje de agentes pertenece a cada fuerza, pero el dato no le fue informado.
"De los que llegan con experiencia, nos importa qué trabajo hacían en la fuerza donde estaban. No tenemos ningún prejuicio. En todas las instituciones hay buenos, mediocres y malos agentes. La clave es la selección", dijo Guillermo Montenegro, ministro de Seguridad y Justicia local.
Instruidos
Otro dato llamativo es la formación de los agentes. Si bien era una requisito indispensable tener el secundario completo, entre los aspirantes hay 228 mujeres y 290 varones con título universitario (lo que representa algo más del 10%), mientras que otras 160 mujeres y 265 varones tienen formación terciaria (8,7 por ciento).
"Proactivo, dinámico y diligente" es el perfil de uniformado que busca Macri, que fue asesorado por un grupo de ex comisarios de su confianza. Pretende una policía de "proximidad", con agentes que monitoreen no sólo la prevención del delito, sino también cuestiones sociales.
De los interesados en cumplir con esos objetivos, 3616 son solteros y 885, casados. Hay 111 divorciados y 9 viudos. El 95% aseguró tener conocimiento de computación y manejo de PC, mientras que más del 40% de los anotados no conduce vehículos.
El promedio de edad de los inscriptos sin experiencia es de 26 años. También se elegirán otros 500 aspirantes con experiencia. Está previsto que el egreso de la carrera sea a fines de 2009.
Para sortear la etapa preliminar, el mes próximo los aspirantes deberán aprobar un examen teórico (de lengua, matemática, ciencias sociales e inglés, entre otras áreas), y otro psicofísico.
La policía porteña tiene un estatuto que define los lineamientos internos para su funcionamiento, aprobado por la Legislatura, que comprende los derechos, deberes y prohibiciones; el régimen de la carrera profesional, las normas disciplinarias y el régimen previsional.
Entre los puntos más destacados, establece que los nuevos policías tendrán dedicación exclusiva y no podrán hacer los "adicionales" que hoy realiza la Policía Federal. Para eso, se les asegura un salario superior al que hoy se cobra, por ejemplo, en esa fuerza.
En la policía bonaerense, un agente que acaba de comenzar no supera los 2000 pesos de sueldo por mes, por lo que, para incrementar sus ingresos, suelen hacer horas adicionales, que se dividen en tres categorías. La custodia de camiones de caudales, por ejemplo, se paga a razón de 14 pesos la hora; la de bancos unos 12 pesos y la custodia en partidos de fútbol, en actos al aire libre o en recitales, 10 pesos por ese lapso.
La norma porteña también establece el escalafón de la carrera, con dos especialidades básicas: seguridad e investigaciones. El primer paso es el grado de oficial. Le siguen oficial mayor, subinspector, inspector, comisionado, comisionado mayor, comisionado general y superintendente. Ante cada ascenso, se les exigirán capacitación y un examen psicofísico.
"Es irreal plantear que se pueda llegar a conformar una fuerza operativa en dos años tal como la ciudad necesita. Se necesita tiempo, pero este es el camino que nos quedó tras la negativa del gobierno nacional de traspasar a la ciudad la fuerza con los correspondientes recursos", dijo Montenegro.