viernes, 19 de diciembre de 2008

Debate entre los periodistas tras los zapatazos contra Bush


Los zapatos ya forman parte de la historia de la comunicación.
Los que el periodista iraquí Muntazer Al Zaidi le arrojó a George W. Bush durante su última conferencia de prensa en Bagdad produjeron una eclosión de blogs, videojuegos (se trata de apuntar virtualmente con zapatos a la cara de Bush) y también produjeron un debate global sobre el rol de periodismo.
El 12 de octubre de 1960, en el ojo mismo de la tormenta de la Guerra Fría, Nikita Kruschev, el entonces primer ministro soviético, se sacó uno de sus zapatos y lo golpeó con estrépito y duramente sobre el atril desde el que hablaba en plena Asamblea General de las Naciones Unidas.
La imagen, que perdura, le da la razón a los comunicológos que afirman que pasado el tiempo se borran las opiniones y las ideas, pero persisten en la memoria colectiva las imágenes impactantes.
La presidenta chilena Michelle Bachelet, que ésta semana protagonizó otro debate con la prensa (ver abajo), también tiene experiencia con la cuestión de los zapatos y la comunicación. Hace dos años bailaba una cueca televisada a todo el país con el Alcalde de Santiago, éste la piso y le hizo perder un zapato. Y hace un año, dio el puntapié inicial en un partido de fútbol y, también, uno de sus zapatos partió volando tras la pelota. Sus zapatos perdidos tuvieron más rating que sus discursos.
Pero lo de Bush fue más fuerte. El video de la agresión recibió millones de visitas en Youtube y por lo menos y hasta ahora 10.000 personas manifestaron su admiración en Facebook por Al Zaidi. La enorme mayoría pide su inmediata liberación.
Más allá de cualquier análisis político y geopolítico, cabe a la vez un diagnóstico sobre el rol de los periodistas en general Bush, o eventualmente Vladimir Putin o el líder Chino Hu Jin Tao, y tantos más, pueden ser considerados merecedores de zapatazos.
Pero, cabe preguntar: En situación de trabajo, en una conferencia de prensa, ¿los periodistas son arrojadores de zapatos o periodistas?
En muchos sitios, diversas asociaciones periodísticas se plantearon internamente la posibilidad de emitir comunicados de apoyo a Al Zaidi. Esa posición sostiene el "derecho" e incluso, el "deber" de atacar literalmente a quienes son considerados agresores a gran escala. Pero hay otra mirada: la de aquellos que confían más en el poder de la información que en el de los zapatos. Son los que valoran la eficiencia democrática y pacífica de las conferencias de prensa y el examen público al que allí se someten quienes gobiernan.

Bachelet sorprendida en la playa
Antes de internarse en la reunión de países latinoamericanos realizada ésta semana en Sauipe en Brasil, la presidenta chilena Michelle Bachelet decidió darse un baño en una de las irrrestibles playas del lugar.
La acompañaba María Angélica Alvarez, su asesora mas cercana. Un fotógrafo de EFE captó la escena y se generó la discusión. ¿Debía ser publicada o no? Los medios así lo hicieron, y los analistas concluyeron que los políticos no tienen vida privada.