viernes, 20 de junio de 2008

Eyaculación Precoz

CONCLUSIONES DE LA SOCIEDAD INTERNACIONAL DE MEDICINA SEXUAL

La eyaculación precoz, más común de lo que se creía: afecta al 35%
Es un trastorno psicosomático que se trata con terapia y antidepresivos.
Por: Valeria Roman


Los avergüenza y los incomoda. Prefieren no hablarlo. Pero el problema de la eyaculación precoz es una de las disfunciones sexuales más frecuentes en los hombres: el 35 por ciento la padece, según las estimaciones de la Sociedad Internacional de Medicina Sexual, que se ocupó de compilar los estudios más serios sobre el trastorno.
Cuándo es precoz.
Cuándo están ante un problema.
"Hasta el momento no había una definición estándar, aunque se sabe desde la década del 40 que se trata de un problema psicosomático", contó a Clarín Edgardo Becher, urólogo del Hospital de Clínicas de la UBA y secretario general de la Sociedad Internacional de Medicina Sexual. Fue uno de los expertos que participó en el nuevo consenso médico sobre eyaculación precoz para un mejor diagnóstico y tratamiento.

El comité de expertos llegó a la conclusión de que se considera trastorno cuando el hombre siempre o casi siempre eyacula antes del primer minuto de la penetración vaginal. El 90% de los hombres que lo padecen eyaculan entre los 30 y los 60 segundos de la penetración vaginal. Pero también deben darse otros dos factores: "Que no pueda controlar la eyaculación y que sienta angustia y vergüenza que lo llevan a evitar tener relaciones sexuales".

Según Becher, también director del Centro de Urología (CDU) en Buenos Aires, hay hombres que eyaculan rápido pero no se angustian. "El problema se da cuando lo sufren y hasta los lleva a no tener amigas o desempeñarse mal en el trabajo. Sin embargo, nadie es menos hombre por enfrentar el trastorno de la eyaculación precoz", señaló.

¿A qué se debe el trastorno?
Hay muchas explicaciones, aunque la mayoría acuerda que el componente psicológico tiene un gran peso. "Es más frecuente en los menores de 40 años. Por lo general, son hombres muy ansiosos e hiperquinéticos. Sus parejas son exigentes. O los intranquiliza que su pareja no disfrute", explicó Amado Bechara, profesor de urología de la UBA, director médico del IME y encargado del sector Disfunciones Sexuales del Hospital Durand.
Para Becher, hay también una cuestión evolutiva. "En el reino animal, los individuos buscan aparearse con fines reproductivos y siempre hay otro al acecho. Por lo cual, tienen que aparearse rápido. En cambio, la cultura hizo que los humanos también tengamos relaciones sexuales por placer. Este mismo mandato cultural nos impone que el tiempo de la relación sexual debe ser mayor".

En tanto, Isabel Boschi, presidenta de la Federación Sexológica Argentina, opinó que la sociedad sigue "sin aceptar que se pueda gozar por una relación sexual. Se las vive con culpa. Ni tampoco hubo educación sexual en las escuelas. Entonces, los jóvenes acarrean mitos, presiones, ansiedades, que los lleva a la eyaculación precoz". La psicóloga agregó: "Predomina una concepción eficientista del sexo, que los perjudica a los hombres en tanto no los deja relajarse y pasar un buen momento".Boschi apuntó que en el siglo XIX "no había eyaculadores precoces".
¿Por qué?
"Nadie se preocupaba por el orgasmo de la mujer. En la medida en que la mujer empezó a reclamar su derecho al placer, las cosas se complicaron". En el consenso internacional se reconocieron dos tratamientos principales: la terapia sexual y ciertos antidepresivos. Los expertos argentinos aconsejaron que la mujer debería involucrarse. Y advirtieron que los avisos publicitarios pueden llevar a soluciones peligrosas: en marzo, un serbio de 35 años se destrozó el pene, porque había tenido sexo con un erizo para tratar su eyaculación precoz. Había ido a consultar a un curandero, porque no se animaba a ir al médico.